OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Page 5 sur 5 Précédent  1, 2, 3, 4, 5

Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Ven 07 Jan 2022, 12:23 pm

Su valimiento

Enrique - Mucho agradezco, Señor, las verdades que
me habéis revelado;
pero temo que nadie entenderá este
libro
y que servirá de muy poco consuelo a los que lo
leyeren. Quizás sea perjudicial a muchos, porque los
asustará y los hará volver atrás.
¿No será, en cambio,
para otros una margarita preciosa que no debe arrojarse a
inmundos animales
?


Jesucristo - Todo eso le incumbe únicamente a Dios. Tú sólo has de
saber que lo que has escrito de los moradores de la última
roca será mucho más útil a la sociedad que mil de los demás hombres,
que obran movidos siempre por sus miras e intereses particulares.

Por otra parte, te engañas si crees que todo esto no
puede ser entendido al menos por muchas personas que
hay en la Iglesia que viven como te he explicado, y que,
por consiguiente, son muy capaces de comprender estas
verdades, pues continuamente las observan de muy buen
grado.


Si te hubiese mandado escribir acerca de los nueve coros angélicos,
entonces tendrías razón para sospechar que nadie lo entendería,
porque los espíritus angélicos están muy por encima de la inteligencia
humana.


No te extrañe el que te haya hablado por medio de figuras y de imágenes; la inteligencia humana con mucha dificultad puede entender las cosas de Dios en toda su pureza, puesto caso que Dios es el bien supremo, infinito, que por nadie puede ser comprendido y que sobrepuja a todos los sentidos.

Enrique - ¿Se ha concedido alguna vez a alguno el
que se uniera a su principio fuera de esta roca?


Jesucristo - Este favor se concedió a San Pablo cuando fue arrobado hasta el tercer Cielo; en cambio tuvo que sufrir grandes trabajos y morir por mi amor. El camino seguro para la generalidad de los hombres es el de escalar sucesivamente todas las rocas, ejercitando todas las virtudes y dejándose siempre en las manos de Dios hasta que puedan llegar a gozar la paz profunda de que en esta morada se disfruta.

Enrique - Pero, Señor, ¿no hay muchos que aspiran a
venir aquí?


Jesucristo- Sí, pero no quieren desprenderse de su
propia voluntad, y en esa condición es imposible que
puedan subir tan arriba.


Enrique - Señor, ¿y los de esta roca, al morir, van al
Cielo o al Purgatorio?


Jesucristo - Si perseveran hasta la muerte, salen ya de
aquí purificados y, como nada tienen que expiar, van
directamente al Cielo.


Enrique - ¿Los que están en esta roca pueden aún volver atrás y caer en pecado?

Jesucristo - Ya lo creo; y a las veces no falta quien
desde estas alturas se precipita en las redes del demonio y
se haga peor aún que los demás hombres.


Siempre que caen es porque se miran a sí mismos con
complacencia, como Lucifer, o porque no han utilizado
bien el tesoro de la divina gracia, o porque han abusado
de las luces que en esta morada reciben para sembrar el
error o la herejía y han sido verdaderos azotes de la Iglesia.
Entonces todos deben huir de ellos como de un demonio.


Enrique - ¿Y qué relaciones tienen, Señor, con Vos
los que perseveran en esta roca?


Jesucristo - Dios los quiere tanto, y de tan gran favor
gozan cerca de El, que si uno solo de ellos le pidiese una
cosa, aunque todos los cristianos juntos le pidiesen lo
contrario, Dios a él sólo escucharía prefiriéndolo a todos
los otros.


Enrique - ¡Ay!, Señor, iqué necesario es a vuestra Iglesia
el tener siempre aquí muchos moradores, sobre todo
en los tiempos que corremos. Estoy seguro de que Vos los
atenderíais, y al menos por amor a ellos tendríais piedad
de vuestra Iglesia.


Jesucristo. - Cuando Dios no quiere tolerar por más
tiempo las maldades de los hombres, porque son tantas y
tan grandes que llegan ya a irritar su justicia a las oraciones
de sus siervos fíeles y aun les impide el orar por la
Iglesia.


Enrique - ¡Ay! Señor: tened compasión del género humano, que no ha llegado aún el día del juicio y aún está sin completar el número de vuestros elegidos que con Vos han de morar en el Cielo.

Jesucristo - Es cierto. En tiempo de Noé, Dios, irritado por los pecados del mundo, permitió el Diluvio para purificarle, y conservó sólo ocho personas para renovarlo. Ya no puede perdonar más. Las iniquidades de ahora han llegado a vencer a su misericordia, y tiene que castigar las ingratitudes del pueblo.


CONTINUARÁ...


*Muchas gracias a Monique por sus amables y esforzadas traducciones. Que el Buen Dios os pague vuestra generosidad y vuestra labor, hermana mía.
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Sam 08 Jan 2022, 4:33 am

CAPITULO XI - Mirando hacia abajo


Jesucristo - Contempla desde esta altura las rocas inferiores que tienes a tus pies y extiende tu mirada hasta lo
profundo del valle, hasta las redes del demonio.

Obedeció el Bienaventurado, y pudo ver debajo de las
redes dos hombres: el uno era negro como el diablo, el
otro hermoso y resplandeciente como un ángel. Lleno de
admiración preguntó al Señor qué significaban aquellos
hombres, y El le respondió:

Jesucristo. - El hombre que ves tan negro, que parece
un demonio, era un habitante de la roca novena. Pero comenzó
a pagarse de sí mismo y de su ciencia, buscó hombres ante quienes
hacer alarde de sus méritos y de su superioridad, y luego cayó como
Lucifer. Ahora es esclavo del demonio y enseña doctrinas plagadas
de errores y herejías.


Enrique - ¿Y cómo se conoce la falsedad y perfidia de
tales hombres?


Jesucristo - Pues en que enseñan y predican la vida
holgada y regalona que tanto agrada a la naturaleza, sobre
todo en estos tiempos.


Enrique - ¿Y aquél tan hermoso y resplandeciente?
¿Quién es?

Jesucristo - Es uno de los que han permanecido constantes en la roca novena. Contempla su origen y goza de la intimidad de Dios... Movido por la caridad y abrasado por el celo de la salvación del prójimo, se ha lanzado a las redes para aproximarse a los pecadores, ayudarlos y convertirlos.

Tiene toda su confianza puesta en Dios y en su divina gracia, y como conoce perfectamente los peligros que corren los cristianos en las redes del demonio y el juicio terrible que le espera después de la muerte por las injurias que han hecho al Señor, está lleno de una compasión santa hacia los pobres pecadores y querría sufrir él todos los tormentos y penas del infierno con tal de libertarlos de sus pecados y de la esclavitud del enemigo.

Enrique - ¿Y no hay en la Iglesia muchos hombres tan elevados y perfectos como éste?

Jesucristo - Son tan pocos que me da pena sólo pensarlo.

Enrique - Pero dado que ellos permanezcan en el
mundo y frecuenten el trato de los pecadores, ¿no temen
los errores del siglo y las persecuciones de los impíos?


Jesucristo - No, porque sus grandes virtudes los tienen
ya libres de todo temor servil y no temen los trabajos, ni
la muerte, ni las persecuciones del mundo; únicamente
sienten el temor filial de no agradar a Dios cuanto quisieran,
de no servirle según su voluntad, de no imitar sus ejemplos
como desearían hacerlo.


Conocen tan perfectamente a Dios y la felicidad del Paraíso, que lloran amargamente la desgracia de los hombres que se dejan seducir por los sentidos, la carne y el pecado, y compadecen tiernamente a la Iglesia. Esta es la mayor de las angustias, la más penosa de las cruces que sufren en esta vida; que les despedaza el corazón, consume sus energías, y a las veces los pone a punto de morir, sin que puedan encontrar en este mundo quien les consuele fuera de Dios.

Enrique - ¿Están ya ciertos de su eterna felicidad?

Jesucristo - No pueden dudarlo, toda vez que están ya
de tal modo hechos una cosa con Dios que nada habrá
que pueda separarlos de El, pues el Señor jamás permitirá
que sus amadísimos, sus íntimos, vengan a dar en manos
del enemigo. En el momento mismo en que mueren entran
ya en el Cielo.


¡Cuánto mejor no andarían todos los asuntos en mi
Iglesia si los hombres en todas sus dificultades y
tentaciones y negocios se aconsejasen siempre de
estos siervos de Dios, a los cuales El colma de amor
y de luces!
Pero el mundo es tan ciego y tan indiferente
para la verdad y para el bien, que aún persigue, maltrata,
burla y desprecia a estas almas en quienes reside el Espíritu
Santo,
y las considera como estropajos del mundo.


Enrique - ¡Oh mundo miserable, cristianos ciegos!
¡Cómo tenéis completamente abandonada la virtud! ¡Con
cuánto motivo puede la Iglesia derramar lágrimas de dolor!
¡Misericordiosísimo Jesús, tened compasión de vuestra Iglesia!


Jesucristo - ¿Cómo quieres que tenga compasión,
cuando los cristianos están despreciando
y pisoteando todo lo santo?


No hace muchos años que el Señor les ha advertido
cariñosamente enviándoles pestes y grandes desgracias.
Ha agotado todos los recursos para convertirlos, la desgracia
y la prosperidad, y todo ha sido sin fruto. Ellos
continúan viviendo sin temor de Dios, cometiendo los
mayores pecados que jamás se han cometido y rebajándose
más que las bestias con su ignorancia y sus vicios.


Mira, no obstante, que aún no se han acabado los azotes. También ahora, como en la Ley Antigua y la Nueva, Dios revela sus secretos a sus fieles servidores; pero cuando ellos hablan el mundo no les cree. ¡Cuánto más dichosa y hermosa sería mi Iglesia si en lugar de tratarlos de esta manera, los hombres todos acudiesen a ellos como a representantes de Dios, los consultasen y les obedeciesen humildemente!

Enrique - ¡Señor! Aplicad a vuestra Iglesia y a los pecadores los méritos de vuestra sangre, de vuestra cruz y de vuestra muerte. ¡Señor misericordiosísimo, tened compasión de vuestra Iglesia!


CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Dim 09 Jan 2022, 7:30 am

CAPITULO XII - La unión con Dios


Durante esta visión, el Bienaventurado no podía apartar la vista de los moradores de la roca novena, y admiraba su gran unión con Dios y dijo:

Enrique - ¡Señor! Todos estos ya han debido llegar a
su origen y ya estarán viendo a Dios cara a cara.


Jesucristo - A veces, por un favor muy singular, Dios
se les deja ver al descubierto; pero este favor es muy raro
y sólo dura algunos instantes, como sucedió en el rapto
que tuvo San Pablo. Generalmente tienen que contemplar
la incomprensibilidad de Dios en una obscuridad
rara y divina; pero se unen a El sin intermedio alguno, de
espíritu a espíritu, con la mayor intimidad y el mayor
amor.


Enrique - ¿Y en qué estima podrán tener la vida temporal,
una vez que ya son dignos de ver a Dios, de contemplarlo,
abrazarlo y poseerlo?


Jesucristo - Disfrutan de alegrías y dulzuras inefables,
que así y todo son tan pequeñas en comparación con las
dulzuras de la eternidad como es pequeño el tiempo comparado
con la eternidad.

Prepárate ahora, que también tú vas a sentir en ti espiritualmente
un adelanto de la gloria de los santos.


Enrique - ¡Señor!, no; soy del todo indigno de esta
merced. Esta gracia no cabe en un pequeño y miserable
gusanillo de la tierra como yo. Ya me contentaría con ser
un criado y servidor de los habitantes de esta roca.


Jesucristo - Déjate guiar y abandónate a mi cuidado,
que soy muy quien para levantar a un alma a la gracia
que yo quisiere.


Enrique - No toméis a mal, Señor, que interponga mis
ruegos. ¿Cómo habéis de descubrirme a mí los secretos
que tenéis ocultos a vuestros mejores amigos, los cuales
desde muchos años practican las virtudes más penosas?
Yo soy manifiestamente indigno de honra tan grande.


Jesucristo - Obedece. En cambio de este favor ya llegará
el tiempo en que tendrás que sufrir los tormentos sumamente
angustiosos y crueles.


Enrique - Los sufriré con gran caridad y no resistiré a
vuestra voluntad. ¡Señor!, haced cuanto os plazca de este
vuestro esclavo en el tiempo y en la eternidad.


Luego que el Bienaventurado se hubo resignado humildemente
en las manos de Dios, repentinamente se abrió de par en par
la puerta que lo conducía a su origen, y por algunos instantes
vio a Dios, su principio, cara a cara, o al menos de una manera
muy perfecta.


Y después de esta visión y de este éxtasis unitivo, su alma
se sintió inundada de una alegría tan intensa y de una
luz tan resplandeciente, que perdió el conocimiento del
tiempo.

Vuelto en sí, le entró una gran turbación al recordar
donde había estado y lo que había visto; y cuanto más lo
pensaba menos podía acertar a explicárselo. No podía
representárselo por imágenes ni por palabras, porque todo
aquello había sido superior a los sentidos y aun superior
al entendimiento.
Y preguntó al Señor:

Enrique - ¿Dónde he estado?, ¿Qué he visto?, Señor; la
merced inexplicable que me habéis hecho sobrepuja a mi
entendimiento y a mis sentidos. Yo sólo sé que experimento
en mi alma una satisfacción tan grande que no sé
cómo no me hace morir.


Jesucristo - La satisfacción que se encuentra y se gusta
en Dios está muy por encima de todas las alegrías del
mundo juntas. Has visto a tu principio y no te admires de
no poder comprenderlo ni hablar de él, porque no podrías
conseguirlo aunque tuvieras unidos en uno todos los
entendimientos de todos los hombres.


Bástete saber que Dios ha venido a ti como esposo
querido de tu alma, que has estado en la escuela del
Espíritu Santo, y que este divino maestro ha puesto en tu
alma una luz y un amor tan grandes que han llegado a
embriagar tu corazón y a tus sentidos.


Enrique. - En estos momentos me siento, Señor, tan
deseoso de sufrimientos y tan lleno de amor por Vos, por
vuestra gloria, que gustoso sufriría todos los padecimientos
de todos los hombres, vuestra cruz, vuestra pasión, las
llamas del Purgatorio, los tormentos del infierno, todo
cuanto de triste y angustioso pudiese crear vuestra
omnipotencia y todo había de ser en obsequio vuestro,
por la salvación de los hombres y la libertad de las almas que
arden en el Purgatorio. ¡Señor! Me será gratísimo sufrir
toda clase de trabajos con tal que sea para daros gusto y
cumplir vuestra voluntad.


Jesucristo - Cuidado, no te suceda a ti lo que sucedió
a San Pedro: se creyó que era muy fuerte y que estaba
muy asentado; mas cuando llegó el momento de la prueba
cayó miserablemente.


Enrique - Conozco, Señor, mi debilidad; pero me
fuerza a hablar el ímpetu de vuestro amor; recibidme,
Señor, en el seno de vuestra misericordia.

Jesucristo - Cese ya esta conversación y vete
preparando a una cruz interior muy pesada.

Luego que cesaron los éxtasis y estuvo escrito este libro,
Dios retiró al Bienaventurado todas sus luces y todas
sus gracias, dejándolo en una sequedad y abandono tan
grandes como si nunca hubiese recibido ninguna comunicación
divina. Dios permitió también que sintiese una
tentación interior tan cruel que excede a cuanto se puede
pensar; pero el Bienaventurado Enrique se humillaba
siempre y no deseaba ni pedía otra cosa que la cruz.


Todo esto sucedió en la Cuaresma del año 1352.


FIN


¡¡¡BEATO ENRIQUE SUSÓN, GLORIOSO HIJO DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN, RUEGA POR NOSOTROS!!!


A CONTINUACIÓN... MEDITACIONES SOBRE LA PASIÓN DEL SALVADOR
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Lun 10 Jan 2022, 5:14 am

MEDITACIONES SOBRE LA PASIÓN DEL SALVADOR

Meditación primera


Amantísimo Jesús: acordaos de aquel sudor de sangre
que os obligó a derramar tan copiosamente la inefable
angustia de vuestro purísimo corazón, estando orando en el
Huerto después de la última cena.

Acordaos de la crueldad con que os prendieron; con
cuánta inhumanidad os ataron, y el miserable modo con
que os llevaron preso.

Acordaos, piadosísimo Jesús, de los duros golpes con que
os maltrataron aquella noche, cómo fuisteis escupido con
aquellas salivas inmundas y cuan afrentosa e indignamente
os trataron cuando os vendaron los ojos.


Como por la mañana, delante de Caifas, fuisteis condenado
y sentenciado a muerte como reo.

Cómo vuestra sacratísima Madre, tristísima, con inmenso
dolor de su corazón, os estuvo mirando.

Cómo, presentado ignominiosamente a Pilatos, y acu-
sado falsamente delante de él, fuisteis inicuamente
condenado con sentencia de muerte.

De la suerte que Herodes con los suyos haciendo burla de Vos,
os mandó vestir como loco con una vestidura
blanca siendo Vos la eterna sabiduría del Padre.


Acordaos de los horribles golpes de los azotes y varas
con que vuestro cuerpo sacratísimo, y de tan singular hermosura,
quedó todo surcado y abierto.

De las espinas y abrojos que traspasaron vuestra
delicadísima cabeza, corriendo copiosamente los arroyos
de vuestra sangre preciosa y bañando vuestro divino rostro.

Y cómo al fin, tan miserablemente tratado, recibisteis
por nuestro amor la sentencia de muerte; y llevando
sobre vuestros hombros la cruz en que habíais de ser
enclavado fuisteis sacado con la mayor ignominia al
lugar del suplicio, que era el monte Calvario.


Señor mío Jesucristo, única esperanza y confianza
mía: yo os suplico con todo mi afecto que con benignidad
de padre, y acordándoos de todo lo que os he representado,
os acordéis de socorrerme, pues sabéis cuan miserable
soy en todos los casos adversos y angustias. Absolvedme
de las duras y graves ataduras de mis pecados. Libradme
de los vicios ocultos. Defendedme de las engañosas
persuasiones del demonio y de las ocasiones e incentivos de
los vicios. Dadme a sentir, con una íntima compasión de
mi alma, vuestros dolores y de vuestra piadosísima Madre. Y
en la hora de mi muerte y últimos alientos de mi vida
mostraos conmigo Juez misericordioso. Enseñadme a
menospreciar cuantas honras me puede dar el mundo y a
serviros sabiamente, ajustándome a la razón y a vuestra
voluntad. Sanadme, Señor, y borrad mis culpas con la
sangre de vuestras llagas. La razón y el sentir mío queden
confirmados y armados con los intensísimos dolores de
vuestra sacratísima cabeza contra todas las tentaciones.
Finalmente, concededme que en cuanto pudiere, ame y
procure imitar todas vuestras cruces y trabajos.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mar 11 Jan 2022, 4:17 am

Meditación segunda


Acordaos, dulcísimo Jesús, cómo estando ya pendiente
en el árbol de la cruz se oscureció la vista de vuestros
ojos lucidísimos.

Vuestros oídos divinos percibieron tantas burlas,
afrentas y blasfemias.

Y el sentido del olfato quedó ofendido con el molestísimo
olor de aquel lugar.

Vuestra boca sacratísima aheleada con aquel brebaje
de suma amargura.

Y, finalmente, el sentido del tacto de todo vuestro
cuerpo, de tan delicada complexión atormentado con
tantos golpes y heridas.



ORACIÓN

Señor: yo os ruego con todo afecto apartéis mis ojos
de cualquier aspecto torpe y vano, y mis oídos de fábulas
y conversaciones inútiles. Dadme un gran desprecio de
todas estas cosas corporales y visibles y que de todo lo
temporal tenga un grande fastidio, y quitadme todo el
cuidado delicado y superfluo del regalo de mi cuerpo.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mar 11 Jan 2022, 4:22 am

Meditación tercera


Acordaos, dulcísimo Jesús, cómo a vuestra sacratísima
cabeza la grandeza de los dolores obligó a caerse e inclinarse.

Y el cuello delicado vuestro estaba con tanta crueldad
lastimado.

Cómo vuestro divino rostro, siendo el mismo agrado y
belleza, quedó tan desconocido y afeado con las salivas
impuras y la sangre que le bañaba.

Y los vivos colores vuestros se convirtieron en mortal
amarillez.

Y toda la hermosura corporal quedó marchita y deslucida.



ORACIÓN

Señor: en memoria de todas estas penas vuestras, dadme que yo ame siempre y abrace las incomodidades del cuerpo, y que sólo en Vos tenga mi descanso, que sufra con grande igualdad de ánimo cuantas aflicciones me vinieren, que desee ser menospreciado de todos, y que se apaguen en mí los incendios de mis gustos y deseos, de suerte que queden todos los deleites oprimidos y mortificados.
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mar 11 Jan 2022, 4:26 am

Meditación cuarta


Acordaos, Señor, cómo os enclavaron en el madero de
la cruz vuestra mano derecha.
Y luego la mano izquierda.
Con qué crueldad estiraron vuestro brazo derecho.
Y asimismo el siniestro.
Cómo os clavaron el pie derecho.
Y con la misma crueldad el siniestro.
Cómo quedasteis imposibilitado para moveros, debilitado y sin fuerza.
Cuan flacas y fatigadas teníais las piernas y rodillas.
Con cuánta apretura estuvieron atados a la cruz todos
vuestros delicadísimos miembros.
Y cómo quedó teñido todo vuestro cuerpo sacrosanto
con la sangre hirviente que manaba por tantas heridas.



ORACIÓN

En la misma conformidad os pido, Señor mío, que así
en lo adverso como en lo próspero esté yo crucificado con
Vos con toda inmovilidad y firmeza. Que todas las potencias
de mi alma y cuerpo se extiendan en vuestra cruz.
Que mi entendimiento y afecto estén enclavados con Vos.
Dadme que no vaya buscando los regalos del cuerpo, sino
sólo vuestra voluntad, alabanza y gloria. No se halle parte
alguna en mí que en su modo no medite vuestra muerte,
y con grande gusto represente en sí una memoria y semejanza
de vuestra sacratísima Pasión.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mar 11 Jan 2022, 4:30 am

Meditación quinta


Suavísimo Jesús: acordaos cómo vuestro cuerpo santísimo,
en lo más floreciente de la edad y fuerzas, quedó en
la cruz con tanta necesidad y desamparo, extenuado y
exhausto.
De la suerte que la áspera corteza de la cruz atormentó
vuestras sagradas espaldas, tan lastimadas con los azotes.
Y cómo todo el cuerpo con el propio peso estuvo inclinado y caído.
Cuan lastimado se hallaba con tantos golpes y heridas,
que le causaban sumo dolor.
Y que todo esto padecisteis por los pecadores con un
corazón lleno de suma caridad.




ORACIÓN

Clementísimo Señor: vuestra pobreza y necesidad extrema sean mi eterna restauración, y obren en mí una perpetua resurrección y mejora de vida. La áspera reclinación de vuestras espaldas doloridas sea para mí descanso espiritual. La inclinación de vuestro cuerpo poderoso sustente mi flaqueza. Vuestros inmensos dolores sanen los míos, y vuestro airoso corazón encienda en el mío una ardentísima caridad.
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mar 11 Jan 2022, 4:35 am

Meditación sexta


Acordaos, benignísimo Jesús, que estando ya entre las
angustias de la muerte y tan fatigado de los tormentos, los
impíos enemigos vuestros os escarnecían y decían contra
Vos tantas afrentas y blasfemias.
Cómo se burlaban de Vos con gestos y movimientos
de risa.
Cómo en sus corazones os vilipendiaron y tuvieron en
menos que nada.
Con cuánta benignidad rogasteis a vuestro Padre por
ellos.
Cómo perseverasteis hasta el fin constantísimamente
padeciendo.
Cómo siendo el Cordero inocentísimo que quita los
pecados del mundo, fuisteis contado entre los malhechores.
Cómo el ladrón que estaba a la mano izquierda os menospreció y blasfemó.
Y el otro de la mano derecha se arrepintió de veras e
imploró vuestra misericordia.
Cómo le perdonasteis al mismo punto todos sus pecados.
Y le abristeis la puerta del celestial paraíso.



ORACIÓN

Señor: enseñadme a llevar con paciencia por vuestro amor cuantos agravios, burlas, oprobios y menosprecios se me ofrecieren, y a excusar con vuestra Majestad piadosamente todos mis contrarios. ¡Oh fuente perenne de benignidad, Jesús amantísimo! Desde este punto ofrezco a vuestro Padre celestial vuestra inocentísima muerte en satisfacción de mi culpada vida, sujeta a tantos vicios. Vuestra misericordia imploro como buen ladrón. Acordaos, acordaos, os suplico, de mí en vuestro reino. No me condenéis por mis pecados. Perdonadme, Señor, por vuestra misericordia infinita todas mis culpas y abridme el paraíso celestial. Amén.


CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mer 12 Jan 2022, 4:15 am

Meditación séptima


Dulcísimo Jesús: acordaos cómo en esta hora, por
causa mía, fuisteis desamparado de todos.
Y cómo vuestros amigos os desconocieron como a la
persona más extraña.
Y estuvisteis pendiente de la cruz, desnudo y privado
de todo honor, como de los vestidos.
Y vuestra omnipotente virtud pareció que no tenía
poder alguno.
Cómo os trataron sin piedad y humanidad alguna, y
pasasteis por todo con el mayor silencio y mansedumbre.
Cuan grande fue el dolor que os traspasaba el corazón,
viendo las angustias inefables de vuestra Madre piadosísima,
sólo por Vos perfectamente conocidas y ponderadas.
Viendo las significaciones exteriores de su tristeza,
dignas de la mayor compasión.
Oyendo sus lamentables gemidos.
Y cómo estando ya para expirar, y al punto de apartaros
de vuestra Madre santísima, la encomendasteis a vuestro
discípulo querido para que la asistiese como a
madre con toda piedad y fidelidad.
Y a la Madre le señalasteis por hijo al mismo discípulo,
para que le amase con afecto de madre en lugar vuestro.



ORACIÓN

¡Oh excelentísimo ejemplar de todas las virtudes, sapientísimo Jesús! Apartad de mí el pernicioso amor de todos los mortales, y el desordenado afecto y cuidado para todos mis parientes. Libradme y desembarazadme de toda ocupación inútil. Dadme firmeza y constancia contra todos los espíritus malignos, y mansedumbre con todas las personas importunas e inquietas. Piadosísimo Jesús, imprimid vuestra acerbísima muerte en lo más íntimo de mi corazón, y conózcase en mis palabras y obras. Suavísimo Señor: todo me encomiendo y entrego a la perpetua custodia y patrocinio de vuestra sacratísima Madre y de vuestro amantísimo discípulo Juan.

Dígase una Salve o un Ave María


CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mer 12 Jan 2022, 4:21 am

Meditación octava


Soberana Virgen María: yo os hago memoria de aquel
inmenso dolor que sentisteis en vuestro maternal pecho,
viendo a vuestro amantísimo Hijo crucificado y entre las
agonías de la muerte.
Y cómo no podíais darle socorro alguno.
Con cuánta tristeza le estuvisteis contemplando las
tres horas que estuvo en la cruz.
Acordaos de vuestros llantos.
¡Y cómo vuestro Hijo precioso desde la cruz benignísimamente os consolaba!
Y sus palabras también os traspasaban el corazón de
dolor.
Acordaos de vuestras lágrimas, bastantes a enternecer
los corazones de los circunstantes, aunque fueran de piedra.
¡Cómo levantasteis las manos y brazos con la fuerza
del sentimiento!
Y el cuerpo sacrosanto de vuestro Hijo, con el peso
del dolor y falta de las fuerzas, se iba inclinando.
¡Cómo adorasteis la preciosísima sangre que bajaba
por la cruz, y teñisteis con ella vuestros labios santísimos!



ORACIÓN

Ea, pues, Madre de toda la gracia y Madre de misericordia: defendedme y guardadme todos los días de mi
vida con benignidad de madre, y amparadme misericordiosamente en la hora de mi muerte. Esta es la hora ¡oh
Abogada de los pecadores! por cuya causa especialmente he deseado ser muy siervo y devoto vuestro. Esta es
aquella hora terrible a cuya memoria el corazón y el alma están temblando con grande terror. Allí apenas hay lugar
para oraciones y ruegos, y no se me ofrece otro amparo de quien en aquel trance pueda con mayor razón valerme
para alcanzar el perdón.

Ea, pues, abismo inexhausto de misericordia: arrojado
a vuestras divinas plantas y con profundos suspiros nacidos
de lo más íntimo de mi corazón, os ruego y suplico
que en aquella hora merezca yo vuestra asistencia, en
quien está toda la alegría. ¿Cómo podrá desconfiar, y qué
daño podrá temer, si tiene de su parte entonces mi alma
vuestro amparo? Defendedme, pues, en esta hora, único
consuelo mío, de la espantosa y horrible vista del demonio;
socorred a este miserable y libradle de sus manos
sangrientas. Hallen consuelo en Vos los tristes gemidos
míos. Mirad con vuestros ojos de misericordia compasiva
y benignamente la imbecilidad de mis flacas fuerzas
cuando se irá acercando mi última despedida. Extiende
entonces vuestras manos piadosísimas y recibid en ellas
mi alma pobre y necesitada, y con el rostro risueño presentadla
delante el acatamiento del supremo Juez, confirmándola y
certificándola de la eterna bienaventuranza, que por vuestra
intercesión alcance.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mer 12 Jan 2022, 4:28 am

Meditación novena


Dulcísimo Jesús, sumamente amado de vuestro Eterno Padre: acordaos, os ruego, que estando enclavado en
la cruz, además de los gravísimos dolores del cuerpo y angustias de la muerte, también en el alma y en lo interior
quedasteis destituido de toda suavidad y consuelo.
Cómo viéndoos tan desamparado invocasteis con voz lamentable a vuestro Eterno padre.
Pero confirmasteis vuestra voluntad y la unisteis con la suya con suma obediencia.
Acordaos, Señor, de aquella sed corporal vehementísima que padecisteis estando tan desangrado.
Y que mayor fue la sed de vuestro espíritu, que procedía de vuestro inmenso amor y deseo de nuestra salvación.
Cómo estando tan fatigado con el intolerable tormento de la sed, os dieron a beber hiel y vinagre.
Y cómo después de tantos trabajos, y cumplidas tantas profecías dijisteis: Consummatum est.

Y obedecisteis a vuestro Eterno Padre hasta la muerte
de cruz.
Cómo encomendasteis vuestra alma santísima en sus
manos.
Y, finalmente, cómo ella se apartó del cuerpo sacrosanto.


Suavísimo y piísimo Jesús: en la unión de tan inmensa
caridad os ruego que en todas mis aflicciones me ayudéis
por vuestra bondad. Que no cerréis jamás los oídos a mis
clamores y ruegos, y me concedáis una voluntad siempre
y en todo conforme y unida con la vuestra. Que apaguéis
en mí la sed de todas las cosas temporales y perecederas,
dándome una sed intensísima de las espirituales y divinas.
La bebida de suma amargura que os dieron me convierta
en dulzura todas mis adversidades y trabajos. Dadme que persevere hasta la muerte en mi acuerdo, en buenas obras y en vuestra gracia. Desde esta hora ¡oh clementísimo Jesús! encomiendo mi alma en vuestras manos para que cuando se despida del cuerpo la recibáis con alegría. Concededme una vida que os sea agradable y acepta, y una muerte muy premeditada, prevenida y dichosa, y tenga mi vida un fin cierto y seguro, por vuestra gracia, de la bienaventuranza eterna. Vuestra amarga pasión y muerte supla y perfeccione todo lo que falta a mis pequeños y pobres méritos para que mi alma salga de esta vida, por vuestra infinita misericordia, absuelta de toda culpa y pena. Amén.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mer 12 Jan 2022, 4:33 am

Meditación décima


Señor mío Jesucristo: acordaos cómo vuestro costado
sacrosanto fue traspasado con el cruel y agudo hierro de
la lanza.
Del cual manó una fuente de preciosa y purpúrea sangre.
Y con ella salió otra fuente de agua de vida.
Cuánto trabajo y dolor os costó el redimirme.
Y con cuánta liberalidad y gusto me restituisteis a la
libertad perdida.



ORACIÓN

Piadosísimo Jesús: esta profunda y penetrante herida
de vuestro pecho me sirva siempre de refugio y defensa
contra todos los enemigos. Y el agua de vida que salió
por ella me lave y limpie de todas las manchas de mis pecados,
y la preciosa y purpúrea sangre vuestra me adorne
de todas las virtudes y gracias. Tantos trabajos y dolores
padecidos por redimirme os muevan a tenerme siempre
por muy vuestro y a serme siempre propicio. Y el haberme
tan copiosamente y con tanto amor redimido, me tenga
siempre unido con Vos con una unión indisoluble.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Mer 12 Jan 2022, 4:38 am

Meditación undécima


¡Oh única y singular consolación, después de Dios, de
todos los pecadores; Reina de los cielos, Madre de Dios y
siempre Virgen María! Acordaos, Señora de la suerte que
tuvisteis al pie de la cruz, viendo a vuestro querido Hijo
ya difunto, y de las veces que levantasteis los ojos llenos
de lágrimas a contemplarle ya muerto por los pecadores.
Con cuánta piedad y ternura de Madre verdadera recibisteis
en vuestras manos sus santísimos brazos.
Con qué fe y caridad les juntasteis con vuestro rostro,
bañado con la misma sangre.
Con cuánta devoción imprimisteis vuestros hermosos
labios en llagas, heridas y rostro de vuestro Hijo precioso.

Y cuan penetrantes heridas fueron entonces las de
vuestro corazón.
Cuántas y cuan amargas lágrimas derramasteis en este
paso.
Cuan profundos eran y repetidos los gemidos.
Y las palabras cuan sentidas y dolorosas.
Cuan funesta tristeza cubrió vuestro rostro, siendo la
misma alegría y serenidad.
Y, finalmente, acordaos que fueron tan grandes vuestros
dolores que ni todos los mortales pudieran consolaros.



ORACIÓN

Clementísima Señora: teniendo en la memoria todas estas angustias, os suplico seáis perpetua custodia y gobernadora de toda mi vida. Volved a mí esos ojos de misericordia, Madre, benignamente. Amparadme con toda seguridad de todos mis enemigos a la sombra de las alas de vuestro Hijo querido, y el amor y devoción con que adorasteis sus preciosas llagas sean el medio para que me admita a su amistad y me reconcilien con El. Las mortales heridas y dolores de vuestro corazón me alcancen un gran dolor y verdadera contrición de mis pecados. Vuestros profundísimos suspiros despierten en mí un perpetuo deseo de mi Dios. Vuestras palabras, de tan grande sentimiento, aparten de mí todas las pláticas ociosas, y las tristes significaciones de vuestras angustias no permitan en mí disolución alguna, y vuestro corazón desamparado cause en el mío un grande desprecio de todo el bien temporal y caduco a que puede aficionarse.


CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Jeu 13 Jan 2022, 6:31 am

Meditación duodécima


¡Oh resplandor y candor de la luz eterna: cuan eclipsado
os contempla mi alma cuando os considera ya difunto en
el seno de vuestra tristísima madre, y os abraza a la
sombra de la cruz con poderosos lamentos y agradecidas
alabanzas de vuestra misericordia! Apagad en mí del todo
el ardiente apetito y deseo de todos los vicios.


¡Oh espejo sin mancha de la divina Majestad y cómo
por amarme tanto, y por causa de mi salud quedasteis tan
deslucido! Purificad las grandes e impurísimas manchas
de mis culpas.


¡Oh imagen lucidísima de la bondad del Eterno Padre:
qué diferente y afeado os miro!! Reformad y reparad la
imagen de mi alma tan depravada y perdida.


¡Oh inocentísimo Cordero, con cuánta crueldad fuisteis tratado!
Satisfaced por mí, y limpiad con el sacrificio de vuestra sangre
esta mi vida tan culpada y toda empleada en ofenderos.


¡Oh Rey de los reyes y Señor de los señores! Yo os suplico con todo mi afecto
me concedáis que así como mi alma con dolor y lamentos, en esta ocasión en
que os halla tan desechado, os abraza y recoge, así Vos por vuestra
misericordia la abracéis con alegría cuando se despidiere
del cuerpo, dándole la eterna claridad de la gloria. Amén.



CONTINUARÁ...
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón - Page 5 Empty Re: OBRAS SELECTAS del Beato Enrique Susón

Message  Javier Jeu 13 Jan 2022, 6:36 am

Meditación decimotercia


Sacratísima Virgen: acordaos, os ruego, de aquel dolor
superior a toda ponderación que padecisteis cuando, para
depositar en el sepulcro el cuerpo sacrosanto de vuestro
Hijo, le apartaron como si le arrancaran de vuestro corazón.

De cuando os despedisteis con tanta tristeza del santo
sepulcro.

De los pasos que disteis, en este camino, tan lamentables.

De los suspiros de vuestro corazón tristísimo por
vuestro Hijo sepultado.

De la constantísima fidelidad y fidelísima constancia
con que Vos sola acompañasteis a vuestro Hijo en todas
sus angustias y desamparo, hasta dejarle sepultado en el
monumento.



ORACIÓN

Alcanzadme, piadosísima Madre, de vuestro Hijo querido, que, por los méritos de su Pasión santísima y vuestros inmensos dolores, venza yo todas mis aflicciones y penas, y que merezca vivir escondido y retirado en su glorioso sepulcro de todos los cuidados y ocupaciones temporales; que todo este mundo sea para mí un destierro, de tal suerte que sólo respire y suspire por mi Dios y Redentor, y constantemente persevere en sus alabanzas y servicio vuestro hasta el último aliento de mi vida. Amén Jesús.



FIN DE LAS OBRAS SELECTAS DEL BEATO ENRIQUE SUSÓN, O.P.
Javier
Javier

Nombre de messages : 4278
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

Page 5 sur 5 Précédent  1, 2, 3, 4, 5

Revenir en haut


 
Permission de ce forum:
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum