EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Page 10 sur 10 Précédent  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 27 Nov 2019, 6:28 am

¿Podrá el alma quejarse? No por cierto. Es una gracia
austera y crucificadora, y ¡cuán necesaria, a juzgar por la
conducta ordinaria de la Providencia! Esfuércese el alma por
comprender las miras de Dios y conformarse a ellas con
generosidad y confianza, pues este desdén no es sino
aparente. Abandonada en el vacío del espíritu, en la sequedad
del corazón, y con frecuencia en la tentación, obligada a
palpar con sus propias manos su impotencia y su miseria,
tórnase pequeña a sus propios ojos, y concluirá por hacerse
humilde y sumisa ante Dios y ante los hombres. Privada de
continuo de las dulzuras a las que habíase aficionado con
exceso, aprende a pasarse sin ellas, para servir al buen
Maestro con desinterés: el amor divino se eleva sobre el amor
propio y las virtudes aumentan, produciéndose de esta misma
aridez un aumento de fuerza, de mérito y de esplendor,
porque, cuando Dios oculta su amor y no muestra sino sus
rigores, es cuando se cree, se espera, se ama, se obedece y
se abandona.
Hay, pues, en esto una mina de oro que explotar
para la purificación del alma y el progreso de las virtudes, con
tal de que se persevere animoso en la oración y no se deje
uno desconcertar por la prueba.



En una palabra, la contemplación árida y la contemplación
sabrosa tiene cada cual su misión providencial, y procuran al
alma fiel preciosas ventajas: la una tiene por fin directo
hacemos morir a nosotros mismos, y la otra hacernos vivir en
Dios; una posee maravillosa virtud para extinguir el amor
propio. Sin embargo, la falta de esfuerzo puede ser para la
primera un obstáculo, y para la segunda la falta de humildad y
de abnegación. ¿Cuál nos es más necesaria? ¿Haremos buen
o mal uso de una y otra? Es cierto que somos libres de tener
un deseo y de manifestárselo filialmente a Dios; mas,
expuestos como estamos a engañarnos en cosa de tanta
monta y que depende del beneplácito divino, ¿no es más
prudente poner la elección en manos de Dios, y estar
dispuestos a cumplir nuestro deber, aceptando de antemano
su decisión, sea cual fuere?


CONTINUARÁ...


EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 01 Déc 2019, 7:45 am

Los santos mismos no han andado todos por los mismos
caminos de oración,
pero todos sí han practicado este
abandono filial, y seguido dócilmente la acción de la gracia.



Escuchemos a Santa Juana de Chantal hablando de su
bienaventurado Padre: «Díjome una vez que él no tenía
cuenta de si se hallaba en la consolación o en la desolación; y
que, cuando el Señor le daba buenos sentimientos, recibíalos
con sencillez, pero que no pensaba en ellos si no se los daba.
Mas es cierto que de ordinario disfrutaba de grandes dulzuras
interiores, como su semblante lo manifestaba. Ha tiempo que
me dijo que no tenía gustos sensibles en la oración, y que
todo lo que obraba Dios en él hacíalo por claridades y
sentimientos insensibles que difundía en la parte intelectual de
su alma, sin que la inferior tomara parte en ello. Recibíalo
sencillamente con profundísima humildad y reverencia, pues
su divisa era permanecer muy humilde, pequeño y abatido en
presencia de su Dios, y lleno de singular reverencia y
confianza como un hijo de amor".
Santa Juana de Chantal
tenía una oración pasiva de sencilla entrega a Dios, de total
abandono, y consistía en un "fiat voluntas tua" sin interrupción.
En ella permanecía en simple vista de su Dios y de su nada,
abandonada por completo al divino beneplácito, y sin cuidarse
lo más mínimo de hacer actos de entendimiento ni de
voluntad, como actos metódicos, discursivos o sensibles.
Era el Señor quien se cuidaba de despertar en su alma los
sentimientos que necesitaba, y allí la iluminaba perfectamente
para todo, y mil veces mejor que ella lo hubiera podido hacer
por sus propios discursos e imaginaciones. Sin embargo,
sufría en ese estado tan sencillo y pasivo, a causa de su
natural ardiente y por la novedad del camino, convirtiéndosele
todo en dificultad y motivo de inquietud. Mas su
bienaventurado Padre la tranquilizaba enseñándola: «que la
quietud en que la voluntad obra impulsada por una simple
aquiescencia al divino beneplácito, es una quietud
sobremanera excelente, por lo mismo que está exenta de toda
especie de interés».



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Ven 06 Déc 2019, 8:37 am

Y porque la Santa siguiese sin temor el
movimiento de la gracia, «contentándose con no tener otra
satisfacción que la de carecer de toda alegría por amor y por
agradar a Dios, anímala con la tan conocida parábola: Si un
escultor hubiese colocado en la galería de un príncipe una
estatua, que estuviese dotada de entendimiento, y supiese
hablar y discurrir, y se la preguntara: Dime, hermosa estatua,
¿por qué estás en este lugar?, respondería: porque mi dueño
me ha colocado aquí. Y si se replicase: Pero, ¿qué haces ahí
sin hacer nada?, diría: porque mi dueño quiere que me esté
aquí inmóvil. Y si de nuevo se la instase diciendo: pero, ¿de
qué te sirve estar de ese modo?, y además, ¿de qué provecho
sirves? ¡Oh, Dios mío!, respondería; no estoy aquí para mi
servicio, sino para servir y obedecer a la voluntad de mi
dueño. - Mas tú no le ves. - No, respondería ella, pero él sí me
ve y gusta de que esté donde él me ha puesto. - Y ¿no te
gustaría tener movimiento para acercarte más a él? - No, a
pesar de que me lo mandase. - Entonces no deseas nada. -
No, porque yo estoy donde mi dueño me ha colocado, y su
voluntad es el único contentamiento de mi ser. - ¡Qué buena
oración, hija mía, es conservarse en la voluntad de Dios y en
su beneplácito!»
Con todo, «en este estado pasivo, Santa
Juana de Chantal no dejaba de obrar en ciertos momentos, en
que Dios retiraba su operación o la excitaba a ello; mas sus
actos eran siempre cortos, humildes y amorosos».
Esta
dirección era prudentísima, y muy provechosa esta ocupación,
«ya que después de uno o dos años en esta oración pasiva,
viose inmediatamente a la Madre Chantal con luces para ella
hasta entonces desconocidas, con sentimientos de una
profundidad admirable acerca de Dios, de ella misma, de las
criaturas; con un ardor de celo, un abandono en la divina
voluntad, con un desprecio de las cosas de acá abajo, con no
sé qué sed de humillaciones que a todos maravillaba».



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 11 Déc 2019, 7:12 am

Dijo un día Nuestro Señor a Santa Margarita María: «Sabed,
hija mía, que la oración de sumisión y de sacrificio me es más
agradable que la contemplación.»
Y esta digna hija de Santa
Juana de Chantal «acostumbraba a decir que las penas
interiores recibidas con amor, eran a modo de un fuego que va
consumiendo insensiblemente al alma y a todo cuanto en ella
desagrada al divino Esposo. Las almas que tienen experiencia
de ello declaran que en esas penas hicieron grades progresos
sin darse cuenta; de suerte que si fuese libre la elección de la
consolación o del sufrimiento, el alma fiel no había de titubear,
sino abrazarse con la cruz de nuestro divino Maestro, aun
cuando no nos proporcionara otra ventaja que hacemos
conformes a nuestro Esposo crucificado».



Santa Teresa del Niño Jesús, hablando de su retiro para la
profesión, dice: «En lugar de gozar de consuelo, la aridez más
completa fue mi patrimonio, Jesús dormía como de ordinario
en mi pequeña navecilla... Por lo visto, no va a despertarse
hasta el gran retiro de la eternidad; mas esto, lejos de
causarme pena, me causaba sumo placer. Debía yo atribuir mi
sequedad a mi poco fervor y fidelidad, debía sentirme
desolada por dormir con harta frecuencia durante mis
oraciones y acciones de gracias. Pues bien, no por eso me
entregué al desaliento, pues pensé más bien que los niños
tanto complacen a sus padres cuando duermen como cuando
están despiertos.»



Es su confianza y humildad infantil la que le daba tanta
tranquilidad. Empleaba, sin embargo, con toda fidelidad los
medios para hacer bien su oración, que llegó a ser continua.
Después refiere la prueba terrible por la que la hizo Dios
pasar: «¡Debía yo pareceros inundada de consolaciones, una
niña para la cual el velo de la fe se hubiera casi rasgado! Sin
embargo, no es un velo, sino un muro que se eleva hasta los
cielos y cubre el firmamento estrellado. Cuando canto la dicha
del cielo, no experimento en ello gozo alguno, sino que
simplemente canto lo que deseo creer... No me ha enviado el
Señor esta pesada cruz sino en el momento en que podía
llevarla; en otra época estoy persuadida de que me hubiera
hundido en el desaliento. Ahora sólo me produce una cosa:
quitarme todo sentimiento de satisfacción natural en mi
aspiración a la patria celeste.»



Lo que acabamos de decir se aplica a la contemplación
oscura y general. Hay otra que es distinta y particular, y tiene
su ejercicio especialmente en las visiones, revelaciones,
palabras interiores, etc. En ella sobre todo, es donde se ha de
practicar la santa indiferencia llegando hasta desear que Dios
nos conduzca por otro camino.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 18 Déc 2019, 7:01 am

Semejantes favores no suponen la santidad: Balaam
profetizó, Saúl profetizó, Judas profetizó y hasta hizo milagros.
Niños hubo que tuvieron visiones, por ejemplo en La Salette, en
Lourdes, en Pontmain, y por el contrario muchos santos no
parece hayan sido favorecidos con gracias semejantes. En
nuestros tiempos las ha prodigado a Gemma Galgani y a
muchos otros, mientras que Santa Teresa del Niño Jesús, Sor
Isabel de la Trinidad, Sor Celina de la Presentación no han
recibido ninguna o casi ninguna. No son, pues, estas gracias
la santidad, ni señal de santidad, por lo que con razón afirma
Santa Teresa que, «por recibir muchas mercedes de éstas, no
se merece más gloria... en lo que es más merecer, no nos lo
quita el Señor, pues está en nuestras manos; y así hay
muchas personas santas que jamás supieron qué cosa es
recibir una de aquestas mercedes, y otras que las reciben que
no lo son»



No constituyen, por consiguiente, el medio necesario para
llegar a la perfección. Sin embargo, Santa Teresa, que fue
colmada de ellas, hace el más entusiasta elogio de su
bienhechora eficacia. «Estos dones, dice, hay que tenerlos en
grande estima. Apenas he tenido visiones que no me hayan
dejado más virtud, y una sola palabra de estas que
acostumbro a oír, una visión, un recogimiento que apenas sí
dura un Avemaría, pone mi alma en una paz perfecta,
devuelve hasta la salud a mi cuerpo, llena de luz mi
entendimiento y me restituye la fuerza y los deseos que tengo
de ordinario. Acuérdome de lo que era, sé que iba por un
camino de perdición, y veo que en poco tiempo de tal modo
me han trocado estos divinos favores, que apenas
reconózcome a mí misma.»



Haríase, pues, mal en rechazar todas las gracias de este
género intencionadamente y por sistema; y en la suposición
de que el Espíritu Santo quisiera conducirnos por este camino
a la santidad, sería cerrarle el camino.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mar 24 Déc 2019, 10:14 am

Mas si hay favores que son buenos y excelentes porque
vienen de Dios, hay fenómenos análogos que serían nocivos,
pues pudieran ser una artimaña del demonio o un juego de la
imaginación. En ésta, más que en ninguna otra materia, son
fáciles las ilusiones, y aun los mismos santos no han sabido
preservarse de ellas; como aconteció a Santa Catalina de
Bolonia, la cual, en los comienzos de su vida religiosa, se dejó
engañar durante cinco años por una aparición del demonio en
figura de Jesús crucificado, o de la Santísima Virgen; -hay que
confesar, sin embargo, que ella había dado lugar a semejantes
sucesos por su presunción-. Adviértenos Santa Teresa que,
cuando se tiene la osadía de desear favores de esta
naturaleza, «se vive ya engañado, o en inminente peligro de
serlo, porque el menor resquicio abierto basta al demonio para
tendernos mil lazos, y porque un deseo violento arrastra
consigo a la imaginación, figurándose ver y oír lo que ni se ve
ni se oye».
Por el contrario, «con tal que un alma no quiera
dejarse engañar y ande en humildad y sencillez, no creo, dice
la Santa, que esta alma pueda ser engañada».
En este caso
más que en ningún otro conviene orar, reflexionar, consultar y
seguir todas las leyes de una severa prudencia.


¿Quién ignora la insistencia con que San Juan de la Cruz
previene a sus lectores a desconfiar de sus visiones,
revelaciones y palabras interiores, a resistirías, a
desprenderse de ellas? Santa Teresa, por su parte, expresa
un sentimiento más moderado: « Siempre hay motivo para
temer en semejantes cosas, hasta asegurarse que proceden
del espíritu de Dios; por esto digo que en los principios,
siempre es lo más acertado combatirlas. Si es Dios quien
obra, esta humildad del alma en rechazar sus favores, no hará
sino disponerla para mejor recibirlos, y aumentarán a medida
que ella los ponga a prueba. Conviene, empero, guardarse de
molestar e inquietar demasiado a estas personas».
Hablando
de las apariciones de Nuestro Señor, añade:


«Jamás le pidáis ni jamás deseéis que os conduzca por tal
camino, que es bueno, sin duda, y debéis respetarlo mucho y
tenerlo en gran estimación, pero conviene no desearlo ni
pedirlo.»
Completa la Santa su pensamiento invitando al alma
al santo abandono: «Se ignora, dice, si hallarán pérdidas allí
donde se creía hallar ventajas. Existe una extraña temeridad
en querer elegirse por sí mismo un camino sin saber si es el
más seguro, en lugar de abandonarse a la conducta de
Nuestro Señor que nos conoce mejor que nos podamos
conocer a nosotros mismos, para que nos lleve por la senda
que nos conviene y que su santa voluntad se haga así en
todas las cosas.»
Prudente reserva, pues, y filial abandono;
esta conclusión de Santa Teresa será la nuestra, pues no hay
otra mejor que se armonice con el precepto del Espíritu Santo.
«No desprecies la profecía; examinad todas las cosas y
conservad lo que es bueno»
.



No hay que olvidar por lo demás, que lo esencial no es que
nuestra oración sea activa o pasiva, que nuestra
contemplación sea sabrosa o árida, oscura o clara,
sino que
nuestra oración nos produzca abundancia de frutos de
abnegación, humildad y obediencia, y que nos haga crecer en
todas las virtudes especialmente en el amor, en la confianza y
en el santo abandono.
Precisamente estas vicisitudes de que
ahora nos ocupamos son muy propias para tornar al alma
flexible y dócil en las manos de Dios, sin perder por eso el
tesoro de la humildad.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 7096205_orig
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Ven 27 Déc 2019, 6:27 am

Artículo 3º.- Progreso en la contemplación y progresos
en la virtud



Se abrigaba la esperanza de adelantar, de adelantar más,
de adelantar siempre en los caminos místicos, pero pasan los
meses, pasan los años y nos encontramos casi en el principio,
si es que no tenemos la impresión de haber retrocedido. La
prueba es fuerte, y estamos tentados de desaliento y aun tal
vez de mirar atrás, pero será ciertamente sin motivo fundado.


El deseo de avanzar en los caminos místicos es
enteramente legítimo en sí, y tenemos derecho a manifestarlo
en una oración confiada y filial. ¿No estamos en lo cierto al
pensar que nuestras comunicaciones con Dios nos traerán,
elevándose, un aumento de luz y de fuerza, que estrecharán
la unión de amor y perfeccionarán el ejercicio de las virtudes?


Pero semejante deseo necesita templarse por un fiel
abandono. Quiere Dios ser siempre dueño de los dones que
se propone comunicarnos; resérvase el tiempo y la medida en
que nos los ha de conceder, a fin de conservarnos en la
dependencia y la humildad. Una vez que haya comenzado a
colmarnos de favores, no sabemos si quiere concedernos
mayores, conservarnos los concedidos o retirárnoslos. Hay
dones místicos que se conceden por determinado tiempo,
después Dios los quita sin que se hayan desmerecido. Otro
tanto pudiera hacer con las gracias de oración; se puede con
todo esperar que nos las continuará dando, y que irán en
aumento si somos fieles. Dios empero, que continúa siendo el
dueño, nos deja en la ignorancia de sus intenciones, o más
bien nos las oculta con cuidado. ¿Qué hacer en tal caso?
Debiéramos no abandonar jamás la quietud y la noche de los
sentidos, considerándonos felices por la parte que nos ha
correspondido: es en verdad hermosa y envidiable si la
comparamos a la de tantos otros. No cesemos de alabar a
Dios que se ha dignado prevenimos con las bendiciones de su
dulzura, y no tengamos otra preocupación que la de hacer
fructificar la preciosa semilla que ha depositado en nosotros.
El reconocimiento y la fidelidad no pueden menos de regocijar
a este buen Padre y abrirle la mano, en tanto que la ingratitud
y la negligencia lastimarían su corazón delicado y le inducirían
quizá a arrepentirse de sus dones.



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo30
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 29 Déc 2019, 6:54 am

El deseo de que hablamos ha de ser paciente, y es preciso
saber esperar el momento de la gracia. Según todos los
autores, los grados de contemplación pasiva son etapas,
períodos, edades espirituales; por lo regular es necesario
hacer una larga estancia en cada una de ellas, antes de pasar
a la siguiente. Dios así lo ha querido para que estos diversos
estados de oración tuviesen tiempo de producir su efecto.
Seamos mucho más cuidadosos de aprovechamos
plenamente del grado presente, que de subir pronto al
inmediato. Por otra parte, ¿no es el adelantamiento espiritual
el fruto que ante todo se espera de estas gracias, y el medio
más seguro, si Dios fuere servido, de preparar nuevas
ascensiones?



Este deseo ha de ser, sobre todo, humilde y vigilante. Si no
subimos más aprisa y más alto, proviene esto casi siempre de
falta de celo para disponernos y corresponder.
Tal es el sentir
de Santa Teresa: «Hay, dice, numerosas almas que llegan a
este estado -al de la quietud, y habla de sus monasterios muy
fervorosos y santamente gobernados-; mas añade la Santa:
son muy contadas las que pasan adelante, y no sé yo quién
tiene la culpa de ello. Con toda seguridad que no depende de
Dios, porque en lo que a El toca, después de haber concedido
un tal preciado favor, no cesa, a mi parecer, de otorgar otros
nuevos, a menos que nuestra infidelidad no detenga su curso...
Grande es mi dolor cuando entre tantas almas que, a lo que
entiendo, llegan hasta ese grado y debieran pasar a otro, veo
un tan corto número que lo hagan, que hasta vergüenza me
da decirlo.»



San Francisco de Sales adopta el parecer de Santa Teresa,
y añade: «Vigilemos, pues, Teótimo sobre el adelantamiento
en el amor que debemos a Dios, porque el amor que nos
profesa no nos ha de faltar jamás.»



Esta doctrina es por demás confortante, mas nos muestra
muy a las claras nuestra responsabilidad. Lejos, pues, de
enorgullecerse por haber llegado a la quietud, debe, por el
contrario, preguntarse con temor por qué no pasa adelante. Y
si parece que apenas avanza, una humilde mirada sobre sí
mismo es siempre provechosa.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 01 Jan 2020, 10:37 am

Si hemos detenido por culpa nuestra el curso de las
gracias,
quitemos sin demora la causa del mal; si la conciencia
en nada nos reprende, adoremos con humilde confianza la
santa voluntad de Dios, redoblemos nuestro celo para
santificar la prueba, y preparar el alma a nuevas gracias
mientras llega la hora de que la Providencia obre en nosotros.
Cuando uno es fiel a esta práctica, podrá parecer estacionario
el grado de oración, pero en realidad la fe resplandecerá con
nuevo brillo, crecerán todas las virtudes, los progresos serán
más notables en el amor, la confianza y el abandono.
¿Qué
más falta? ¿No es este progreso el único esencial y
necesario? He aquí el bien que esperábamos en nuestros
progresos en los caminos místicos. Si no conseguimos este
fin, ¿de qué nos servirá tener una oración más elevada,
aunque fuera llena de luces, de ardores y de transportes? Por
el contrario, si llegamos a él, ¿qué importa que sea por un camino
más ordinario, aun cuando fuese por medio de la privación
prolongada de estas luces, de estos ardores y de este júbilo?


No lo olvidemos jamás: el progreso real y verdadero, el que
constituye el blanco de la gracia y de nuestros esfuerzos, el
que ha de desearse de modo absoluto, es el progreso en
todas las virtudes,
particularmente en la caridad que es su
reina.
Tal vez no será del todo inútil aclarar más nuestro
pensamiento. El amor tiene su asiento en la voluntad, y con
frecuencia actúa sobre las facultades inferiores, llegando así a
hacerse como visible y palpable, dando a veces lugar a
verdaderos transportes. Cuanto es más sensible, más nos
impresiona y más deseable nos parece; entonces es completo
y su fuerza se acrecienta, pues en él concentran nuestras
facultades todas sus energías. A pesar de esto, no son estas
brillantes luces, ni esta embriaguez piadosa, no es esta
especie de efervescencia lo que principalmente ha de
desearse; porque puede suceder, y de hecho sucede, que
semejante amor sea más sensible que espiritual, y que en
definitiva tenga menos valor que brillantez. Al contrario, puede
ser el amor espiritual sin acción alguna sobre las facultades
sensibles, pasando en tal caso poco menos que inadvertido
por más que pueda ser vivísimo y lleno de fuerza. El amor se
ha de juzgar por sus frutos y no por sus flores: las obras son la
prueba, y ellas dan la verdadera medida.
El amor sólido y
profundo es el que une fuertemente nuestra voluntad a la de
Dios; es perfecto cuando nos lleva a un mismo querer y no
querer con Dios, lo cual supone un desasimiento de todas las
cosas y la muerte a sí mismo.



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Juan%2Bcruz
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Sam 04 Jan 2020, 6:04 am

Tal es el fin que hemos de perseguir. El progreso en la
contemplación no es sino uno de los caminos para llegar a él,
pero no es necesario, y él sólo tampoco bastaría.


«Algunas religiosas -dice San Alfonso- han leído los autores
místicos, y helas llenas de ardor por esta unión extraordinaria
que los maestros llaman pasiva. Mejor querría yo que
deseasen la unión activa, es decir, la perfecta conformidad con
la voluntad de Dios»,
en la que, decía Santa Teresa, «consiste
la verdadera unión del alma con Dios».
Por esta razón, añade
ella dirigiéndose a las almas favorecidas con sólo la unión
activa: «Tal vez tengan más mérito, pues les es necesario el
trabajo personal, y Dios las trata como a almas fuertes..."
Nadie
duda que, sin la contemplación infusa y con la sola gracia
ordinaria, se puede mediante sucesivos esfuerzos destruir la
propia voluntad y transformarla toda en Dios; desde luego que
únicamente hemos de desear y únicamente hemos de pedir
que Dios haga en nosotros su voluntad. He aquí, pues, según
San Alfonso la transformación por amor, la perfecta
conformidad de nuestra voluntad con la de Dios; hay empero
dos caminos, el activo y el pasivo. Es inútil observar que se ha
de pedir la perfecta conformidad, el Santo Abandono, y él tan
sólo de un modo absoluto, puesto que es el único fin. En
cuanto a la elección de caminos y medios, pertenece a Dios
hacerlo a su gusto. Sin embargo, nos está muy permitido
desear las oraciones místicas y pedir su progreso, si tal es el
beneplácito divino; la enseñanza tradicional es categórica
sobre el particular, y San Alfonso que se separa algún tanto en
este punto, conviene por lo menos en que si se tiene el
germen de estas gracias, se puede desear su
desenvolvimiento.

CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Santa-Teresa-Velazquez-recortada
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Sam 11 Jan 2020, 1:42 pm

¿Quién no conoce la estima y el amor de Santa Teresa por
las oraciones místicas? Cuanto éstas son más elevadas y
frecuentes, tanto pondera su poderosa eficacia para darnos de
ellas grandiosa idea, haciéndonoslas desear como bienes
inestimables, e incitándonos a adquirirlas, si a Dios pluguiese,
sin reparar en el precio. En ninguna parte excluye la santa de
este deseo y de este empeño de adquisición la unión plena, la
unión extática, ni el mismo desposorio espiritual; y en
confirmación pueden citarse numerosos pasajes de sus
escritos. A pesar de los magníficos elogios que otorga a la
oración de unión, prefiere, sin embargo, la unión de voluntad,
como se prefiere el término al camino, el fruto a la flor. Es
«esta unión de voluntad la que deseó toda su vida y siempre
pidió a Nuestro Señor». «La oración de unión es el camino
abreviado»,
el medio más rápido y más poderoso para
conducirnos a él. Pero no pasa de ser uno de los caminos y no
el término. «Lo repito, añade ella, nuestro verdadero tesoro es
una humildad profunda, una gran mortificación y una
obediencia que, viendo al mismo Dios en el Superior, se
somete a todo lo que manda... Ahí está la señal más cierta del
progreso espiritual, y no en las delicias de la oración, en los
raptos, en las visiones y otros favores de este género que Dios
hace a las almas cuando le place.»



En idéntico sentido decía San Felipe de Neri: «La
obediencia, la paciencia y humildad son de más valor para las
religiosas que los éxtasis.»



Santa Teresa y San Felipe y San Alfonso conocían por una
larga experiencia personal el precio inestimable de la unión
plena y del éxtasis. Lejos de ellos, por consiguiente, la
culpable ingratitud que desconoce los dones de Dios y la
aberración no menos culpable que los desprecia, que aparta
de ellos a las almas y pretende dar una lección al Espíritu
Santo. Intentaban tan sólo poner en guardia contra posibles
ilusiones, y la más funesta sería con seguridad la de tomar
estos favores por la santidad misma. Es verdad que son
gracias muy preciosas por cuanto vienen de Dios,
mas resta el
sacar de ellas el mejor partido, en orden a conseguir que la
conducta se eleve y se coloque al nivel de la oración.



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 15 Jan 2020, 7:28 am

Por este motivo San Francisco de Sales pudo decir con
razón que, si un alma tiene raptos en la oración y no tiene
éxtasis en su vida, es decir, si no se eleva por encima de las
mundanas concupiscencias de la voluntad e inclinaciones
naturales, por la abnegación, la sencillez, la humildad, y sobre
todo por una continua caridad,
«todos estos raptos son en
gran manera dudosos y peligrosos. Son a propósito para
atraer la admiración de los hombres, mas no para santificarse;
no son otra cosa que entretenimientos y engaños del maligno
espíritu.
¡Dichosos los que viven una vida sobrehumana,
extática, elevados sobre sí mismos, por más que no sean
arrebatados sobre sí mismos en la oración!
Muchos santos
hay en el cielo que jamás gozaron de raptos o éxtasis de
contemplación... Mas nunca ha habido santo que no haya
tenido el éxtasis o rapto de la vida y de la operación,
levantándose sobre si mismos y sobre sus inclinaciones
naturales».



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Fco-sales
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 22 Jan 2020, 9:06 am

De aquí podrá juzgarse lo que valen las fórmulas: a tal
oración, tal perfección; o bien, a tal perfección, tal oración.
Tienen un fondo de verdad, porque de ordinario, la oración se
eleva a medida que se eleva la vida espiritual y el progreso en
la oración es a su vez causa de nuevos progresos en la virtud.

Se da, empero, a estas fórmulas un sentido excesivamente
absoluto y muy exagerado, si se supone que las ascensiones
de la oración corren parejas siempre y rigurosamente con las
ascensiones de la vida espiritual. Esto no es verdad, por lo
menos en lo que concierne a la oración mística. Esta es
siempre una gracia que Dios no la debe jamás a nadie, ni
siquiera al alma más fiel. La da a quien quiere y en la medida
que le agrada, y es un magnífico instrumento de trabajo; falta
que se sepa hacer uso de él. En la suposición de que varias
almas ofrezcan un mismo grado de preparación y de
correspondencia, puede Dios no dar estas gracias místicas a
unas y dárselas a otras, si tal fuere de su agrado. En tal caso,
no hay fundamento para juzgar por sólo esto del grado de su
perfección, comparándolas entre sí. San José de Cupertino
abundaba en éxtasis, ¿y es por eso mayor que San Francisco
de Sales o San Vicente de Paúl, que no fueron tan
favorecidos? En nuestros tiempos Dios colma de sus diversos
dones místicos a Gemma Galgani, y a muchos otros, mas no
los prodiga con tanta profusión a Sor Isabel de la Trinidad, ni a
Santa Teresa del Niño Jesús. ¿Queremos con esto decir que
las últimas sean menos santas que las primeras? Sólo Dios lo
sabe; con todo, nadie ignora que no por eso Santa Teresa del
Niño Jesús ha dejado de convertirse en el gran taumaturgo de
nuestros días, y que su vida se ofrece como ideal de
perfección religiosa.


Todo cuanto llevamos dicho a propósito de la
contemplación mística se resume en estas solas palabras con
las que terminábamos "Los Caminos de la Oración mental"; «La
mejor oración no es la más sabrosa, sino la más fructuosa: no
es la que nos eleva por las vías comunes o místicas, sino la
que nos torna humildes, desasidos, obedientes, generosos y
fieles a todos nuestros deberes. Cierto que estimamos en
mucho la contemplación, a condición, sin embargo, de que
una nuestra voluntad con la de Dios, que transforme nuestra
vida, o nos haga a lo menos avanzar en las virtudes. No
hemos, pues, de desear los progresos en la oración sino para
crecer en perfección, y en vez de escudriñar con curiosidad el
grado a que han llegado nuestras comunicaciones con Dios,
nos fijaremos más bien en si hemos sacado de ellas todo el
provecho posible para morir a nosotros mismos y desarrollar
en nuestra alma la vida divina.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abraz235
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Mer 29 Jan 2020, 7:15 am

Artículo 4º.- El «dejar hacer a Dios» en las vías místicas


«Dejar hacer a Dios», es una expresión muy en boga en la
actualidad. Es una parte verdadera, mas no ha de tomarse a
la letra, so pena de abrir la puerta al semiquietismo. Al
exponer la noción del Santo Abandono, hemos mostrado con
profusión de detalle que no excluye ni la previsión ni los
esfuerzos personales; no es, pues, un puro «dejar hacer a
Dios». Esto que es verdadero en el camino ordinario, no lo es
menos en el místico. El uno es activo, y pasivo el otro; la
acción divina será, pues, diferente; con todo, la fórmula «dejar
hacer a Dios» no responde a todos nuestros deberes, ni en
uno, ni en otro.


En la vía ordinaria la acción divina adáptase a nuestros
procedimientos naturales, déjanos la libre elección y dirección
de nuestras acciones, y se pone, por decirlo así, a nuestro
servicio, ¡que tan maravillosa es la condescendencia de
nuestro Padre celestial! No hablemos, por de pronto, sino de
la oración y tomemos como ejemplo la meditación. Como se
trata de ejecutar una obra sobrenatural, es de toda necesidad
que la gracia nos prevenga y ayude; ella ha de presidir todas
nuestras acciones, y ninguna se hará sin su intervención.
Déjanos, empero, determinar libremente el tiempo, el lugar, la
manera y materia de nuestra oración; asimismo nos permite
conducirla a nuestro gusto, es decir, que podemos según nos
plazca, elegir nuestras consideraciones y nuestros afectos,
asignarles su lugar, la extensión, la variedad que queramos,
fijar nuestras resoluciones conforme a nuestras preferencias.
Dios trabaja en nosotros y con nosotros, mas se acomoda a
nuestro modo humano de obrar, y permanece oculto.
Es
verdad que dispondrá de nosotros según su beneplácito, y
como consecuencia estaremos en la sequedad o en la
consolación, en la calma o en el combate, en la paz o en las
penas interiores. Aquí tiene lugar el «dejar hacer a Dios»,
quedando empero un campo dilatado a nuestra libre actividad.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo13
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 02 Fév 2020, 5:42 am

Muy otras son las condiciones al tratarse de las vías
místicas. Tomemos como ejemplo la quietud. Dios, al obrar
mediante los dones del Espíritu Santo, no se oculta tanto, y
por lo regular hace sentir su presencia y su acción. Interviene
conforme a su beneplácito, en el coro, en la lectura, en el
trabajo, en el tiempo y lugar que juzga oportuno, y no siempre
cuando nosotros le esperamos. No se acomoda ya a nuestros
procedimientos naturales, y en cierto modo nos impone los
suyos. Toma, cuando le place, la iniciativa y dirección de
nuestra oración; liga la imaginación, la memoria y el
entendimiento para impedir las dilatadas consideraciones, los
afectos metódicos y discursivos, variados y complicados, para
llevarlos poco a poco a una sencilla atención amorosa.
Produce El mismo la luz y el amor, y los derrama a torrentes,
como con medida, o gota a gota; los refuerza y los disminuye
a su arbitrio. Propone a su consideración sus divinos atributos,
la Pasión, la infancia de Nuestro Señor u otra materia que a El
le place. Provoca en nosotros un silencio admirativo,
transportes amorosos, suaves coloquios, o bien nos reduce a
la penosa aridez de un desierto sin fin. No está en nuestro
poder hacerle reforzar o modificar su acción, retenerle o
hacerle volver contra su voluntad cuando El se quiere retirar.
Es el dueño y bien a las claras lo demuestra, mas su
intervención será siempre la obra de su amor misericordioso y
de su exquisita sabiduría.



A pesar de esto nos deja, en general, la facilidad de hacer
nuestras lecturas piadosas, y aun de hallar abundantes
consideraciones para servicio de nuestros hermanos. Si se
exceptúa la impotencia para meditar que puede llegar a ser
total, la influencia mística no liga aquí enteramente las
potencias. Podemos siempre recibirla o rechazarla, aceptar el
asunto de la oración que ella nos ofrece o tomar otro,
atenernos a los actos que nos brinda, o añadir a ellos cuanto
queramos, como afectos, peticiones, etcétera. En una palabra,
es la quietud una mezcla de pasivo y de activo, o, como dice
Santa Teresa, «lo natural se encuentra allí mezclado a lo
sobrenatural»;
y por lo mismo tendrán cabida
simultáneamente el «dejar hacer a Dios» y nuestra actividad
personal.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Be9fd482bd55afc5956ba9a65dfcec5c--gustav-adolf-christian-artwork
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Sam 08 Fév 2020, 2:19 pm

La pasividad será mucho más acentuada en la unión plena
y el éxtasis. En la primera no hay apenas trabajo alguno, y
ninguno en el segundo, cuando están en su punto culminante.
Mas cuando se ha llegado a esta edad de la vida espiritual, la
oración está muy lejos de lograr siempre este máximum de
intensidad; por otra parte, crece y disminuye durante un
mismo ejercicio, y permanecerá, pues, la mayor parte del
tiempo en la simple quietud o en las purificaciones pasivas. En
suma, es muy raro que la contemplación sea completamente
pasiva, y en consecuencia, siempre habrá lugar para el «dejar
hacer a Dios»,
y muy comúnmente para nuestra actividad
personal con su más y su menos. Siendo empero la acción
divina la principal, es preciso que la nuestra le esté
subordinada, que se armonice y refunda en ella.


Este «dejar hacer a Dios», inútil creo decirlo, no es el
estado pasivo de un campo que recibe con la misma
indiferencia el rocío del cielo o los rayos del sol.
Es la actitud
de un alma inteligente y libre que, apreciando el beneplácito
divino, se presenta toda entera para recibirlo y no perder nada
de él. No se limita a dar su consentimiento, a no oponer
resistencia, a no hacer nada que sea un obstáculo; presenta
su espíritu, su corazón, su voluntad para entregarse toda a la
gracia.
En consecuencia, por todo el tiempo que se haga
sentir la influencia mística, vela el alma para rechazar las
distracciones y, si está en su mano, las ocupaciones
incompatibles con la oración; evita el buscar y aun aceptar
largas consideraciones, afectos variados y complicados: cosas
todas más a propósito para ahogar esta pequeña llama que
para avivarla. Recibe, sin embargo, la acción divina con
reverencia y sumisión, con reconocimiento y confianza, y a
ella se adapta de la manera que puede. La acepta tal como le
es ofrecida, débil o fuerte, silenciosa o suplicante sin buscar
otra materia. Si en lo que recibe cree encontrar ocupación
suficiente, limitase a contemplar a Dios en un silencio
amoroso, o a excitar piadosos afectos, en conformidad con el
movimiento de la gracia. Si esta ocupación es escasa, trata de
reforzarla con algunos piadosos afectos, conforme a la acción
divina. En una palabra, se pone con una amorosa reverencia a
disposición de la gracia.
Cuando ha dejado de hacerse sentir
la influencia mística, el alma se entrega a la oración por
determinación propia conforme a sus deseos, por los
procedimientos que le han dado mejor resultado. Suple
entonces lo que no pudo hacer en la oración pasiva, y se
aplica a las piadosas lecturas, y produce los afectos y
peticiones que convienen.
Insistía mucho sobre este punto
San Francisco de Sales en la dirección que daba a Santa
Juana de Chantal y a sus hijas. Después de la oración,
aplicase el alma a hacerle producir todos sus frutos y a
mantenerse, mediante la mortificación interior, en el fervor y la
pureza que la dispongan a nuevas gracias, si a Dios place
concedérselas.



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Untitled_0EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 33684a4f3d40079bc5bdd090686003a3
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 16 Fév 2020, 5:34 am

Cuando la sumerge una y otra vez hasta la saciedad en las
purificaciones pasivas, parécela a esta pobre alma hallarse
abandonada del cielo,
pero nada está perdido sino para el
hombre viejo.
El alma está en manos de Dios, ¿a qué fin
resistir?
El es todopoderoso y el mejor medio de abreviar la
prueba es someterse sin queja y sin recriminaciones ni
inquietudes. Lejos de mantenernos puramente pasivos,
confiemos en Dios, nuestro mejor Amigo, nuestro Padre
infinitamente sabio y bueno; démosle, mientras quiera,
nuestras manos y nuestros pies y dejémosle crucificarnos a su
placer. No huyamos de El cuando la oración se nos vuelve
enojosa, sino que vayamos a ella como de costumbre y
cumplamos con ánimo nuestro deber. No pongamos causa
alguna voluntaria de sequedad, y tengamos delante de Dios
una actitud humilde, arrepentida, sumisa y llena de confianza,
de suerte que este doloroso estado produzca realmente en
nosotros cuanto puede producir en humildad, renuncia y santo
abandono, y de este modo habremos hecho negocio de gran
ganancia.



Tal es la conducta que Santa Juana de Chantal observaba
y hacía seguir a sus hijas. «En estado pasivo no dejaba de
obrar en los momentos en que Dios le retiraba su operación o
la excitaba a ello; sus actos, empero, eran siempre cortos,
humildes y amorosos.» «Si, hija mía, decía ella, cuando Dios
lo quiere y me lo manifiesta por el movimiento de la gracia,
hago algunos actos interiores, o pronuncio algunas palabras
exteriores, sobre todo cuando he de rechazar las tentaciones.
Dios no permite sea tan temeraria que presuma no tener
jamás necesidad de hacer acto alguno, y creo que los que
dicen que nunca los hacen no lo entienden. Creo que también
nuestra hermana Ana María Rosset los hace sin darse cuenta;
por lo menos yo se los hago hacer exteriores.»
Cuidaba, pues,
la santa, añade su historiador, «de no hacer nada sino por
impulso de la gracia,
a la cual vivía por completo sumisa y
obediente, ora la invitase Dios a obrar, ora la dejase como
abandonada a sí misma, retirándola su operación».
Pasaba
así de un estado a otro, alternativamente activo o pasivo, a
gusto de Dios: notable vicisitud en la vida de esta gran santa,
y que tendía, dice Bossuet, «a hacerla difícil bajo la mano de
Dios y a hacer que no cesase de acomodarse al estado en
que la ponía, de donde resultaban las virtudes, las sumisiones
y resignaciones admirables que se destacan en su vida».
«Este extraordinario estado que la Santa sólo al principio
había experimentado en la oración, no tardó en saborearlo en
la Santa Misa, la Comunión, durante el oficio divino, y con
frecuencia durante todo el curso del día. No era ello a veces
sino un relámpago durante el cual permanecía en silencio
cerrados los ojos, unida a Dios por una simple mirada. Otras
veces se prolongaba este estado horas enteras, mas sin
hacerle perder su libertad de espíritu, ni su libertad de acción.»



Esta última reflexión nos lleva a decir que del mismo modo
que pueden las almas ser movidas por influjo divino en la
oración, pueden serlo también en la acción. Hemos hablado
largamente de la oración, porque, a nuestro juicio, allí es sobre
todo donde se ejerce la influencia mística, y lo que hemos
dicho hará conocer mejor lo que será esta influencia y cómo
hemos de corresponder a ella, cuando se deja sentir en otra
parte.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 6a82c89cb8517224c679d13f554d454b SANTA JUANA DE CHANTAL, RUEGA POR NOSOTROS !!!
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 23 Fév 2020, 5:22 am

En el camino ordinario, la gracia permanece secreta, hasta
para el mismo que la recibe.
Déjanos la iniciativa, la elección
en las cosas libres, la deliberación, la determinación, la
ejecución. En realidad, no hay duda que todo procede del
Espíritu Santo, no siendo posible nada sobrenatural sin que El
nos sugiera el pensamiento y nos ayude a quererlo y a
ejecutarlo.
Pero El se oculta y se adapta a nuestros
procedimientos naturales, de suerte que todo parece venir de
nuestros esfuerzos. La fe es la que nos enseña que nuestra
voluntad tuvo que ser ayudada con una gracia secreta y
sostenida en determinados momentos por los dones del
Espíritu Santo.



Por el contrario, tanto en la acción mística como en la
oración mística también, déjase sentir la acción de Dios y llega
a ser, por decirlo así, manifiesta. Aquí ya no se limita a seguir
nuestros procedimientos humanos; hállase el alma de repente
iluminada y puesta en movimiento, como por un instinto divino,
una inspiración particular, una moción especial. Por repentina,
por dulce e imperiosa que sea la acción divina, no suprime el
ejercicio del libre albedrío, se la consiente con toda el alma, y
con gusto se reúnen todas las energías para corresponder a
ella.
Por eso pudo decir Bossuet: «Tanto más obramos cuanto
somos más empujados, más movidos, más animados del
Espíritu Santo; este acto por el cual nos entregamos a la
acción que El ejecuta en nosotros, nos pone, para así
expresarnos, por completo en acción para Dios.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Sam 29 Fév 2020, 1:32 pm

Mas bajo otro punto de vista somos tanto menos activos
cuanto nuestro estado es más pasivo, y se siente sin poder
dudarlo que un poder superior ha tomado la iniciativa, ha
hecho la elección del acto, reemplazando la deliberación por
un instinto divino y compelido en seguida a la ejecución.
Cuando un alma es frecuentemente favorecida con estas
influencias místicas, suele decirse que está bajo la dirección
del Espíritu Santo.


¿Puede estarlo siempre y en todas las cosas? San Juan de
la Cruz lo juzga así de la Santísima Virgen, y casi
exclusivamente de Ella: «Elevada -dice- desde el principio a
este altísimo estado -en que es Dios mismo quien dirige las
potencias hacia los actos conformes al querer divino-, no tuvo
jamás la gloriosa Madre de Dios en el espíritu el recuerdo de
criatura alguna capaz de distraerla de Dios y dirigirla en su
modo de obrar. Todos sus movimientos fueron siempre
producidos por el Espíritu Santo... Por más que sea difícil
hallar un alma enteramente conducida por el Señor y
enriquecida con la perpetua unión, durante la cual las
potencias están divinamente ocupadas, sin embargo, hállanse
con bastante frecuencia algunas que son movidas por El en
sus acciones y no se mueven por sí mismas.»
Bossuet es del
mismo parecer cuando dice: «Estos estados imaginarios de
nuestros falsos místicos, en que las almas son siempre
divinamente movidas por las extraordinarias impresiones de
que hablamos, no son conocidos ni del Padre Juan de la Cruz,
ni de la Madre Santa Teresa. Por mi parte añado que ni los
Ángeles, ni las Catalinas de Siena y de Génova, los Ávilas, los
Alcántaras, ni otras almas de la más pura y alta
contemplación, jamás han creído ser siempre pasivos, sino a
intervalos; y con frecuencia dejados a si mismos han obrado
de la manera ordinaria. Otro tanto se manifestaba en la Madre
Chantal, una de las personas más experimentadas en esta
vía.»
¿Hay o hubo algún corto número de almas escogidas
movidas por Dios de esta manera a cada instante? Bossuet
«deja la resolución al juicio de Dios y, sin reconocer la
existencia de estados semejantes, tan sólo dice que, en la
práctica, nada hay tan peligroso ni tan sujeto a ilusión como
guiar las almas cual si éstas hubiesen llegado a ellos, y que en
todo caso la perfección del cristianismo no consiste en estas
prevenciones.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 120313_0324_meditacione1
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 08 Mar 2020, 7:09 am

A propósito de estos estados pasivos señala Bossuet dos
extremos opuestos: el de los quietistas, que hacen a esta
pasividad perpetua, muy común y necesaria al menos para la
perfección, y el que consiste en tomar por ilusiones
sospechosas todos «estos estados en los que almas
escogidas reciben pasivamente impresiones divinas tan altas y
tan desconocidas, que apenas podemos darnos cuenta de su
admirable simplicidad».



En consecuencia, por todo el tiempo que sintamos en
nosotros la acción de Dios, la hemos de seguir con docilidad
llena de confianza; cuando aquélla cesa es preciso tornar a los
medios ordinarios de huir del pecado, de practicar la virtud, de
cumplir los deberes diarios. Y, como el camino nos está ya
claramente indicado y la gracia jamás falta a la oración y
fidelidad, no hay para qué esperar que Dios nos declare de
nuevo su voluntad o nos impela a la acción por una moción
especial.
O mejor aún, «no es permitido que un cristiano, dice
Bossuet- bajo pretexto de oración pasiva u otra extraordinaria,
espere en la dirección de la vida, así en lo que mira a lo
espiritual como a lo temporal, que nos determine a cada
acción por vía e inspiración particular; al contrario, induce a
tentar a Dios, a la ilusión y a la negligencia».



Mas, en estas materias tan delicadas, hay que temer las
ilusiones. Se ha de someter nuestra vida mística a un examen
serio, según las reglas del discernimiento de los espíritus. Si
de ellas resulta una más perfecta observancia de nuestros
votos y nuestras Reglas, obediencia a nuestros superiores,
vivir en paz con nuestros hermanos, combatir las tentaciones,
santificar las pruebas, no se puede sospechar ni de su origen
ni del uso que de ellas se hace. Aun en este caso, es
necesario imitar a Santa Teresa:
«Lo que con mayor ahínco
deseó siempre fue adquirir las virtudes; y esto mismo es lo
que más dejó encomendado a sus religiosas, acostumbrando
decirles que el alma más humilde y más mortificada sería
también la más espiritual.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Santa_Teresa_dAvila_davanti_al_Crocifisso_-_Cagnacci-1
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 15 Mar 2020, 6:47 am

Como es tan difícil ser buen juez en propia causa, será de
todo punto necesario recurrir a un director experimentado. Por
otra parte, ha establecido la Providencia que los hombres
sean gobernados por otros hombres. Nuestro Señor
aparecióse a Saulo y le envió a Ananías. Santa Teresa, Santa
Juana de Chantal, Santa Margarita María tenían el espíritu
muy esclarecido y el juicio muy recto y no dejaban, sin
embargo, de recurrir a su director, o según el caso, a sus
superiores. Hablando Santa Teresa de sí misma, dice «que
jamás reguló su conducta por lo que se le había inspirado en
la oración, y cuando sus confesores la decían que obrase de
otra manera, los obedecía sin la menor repugnancia y les
daba cuenta de cuanto le sucedía... Decíala nuestro Señor
entonces que hacia bien en obedecer, y que El manifestaría la
verdad».
Con todo, se mostró irritado contra los que la
impedían hacer oración. De igual modo decía Nuestro Señor a
Santa Margarita María: «En adelante acomodaré mis gracias
al espíritu de la Regla, a la voluntad de tu Superiora, y a tu
debilidad, y ten por sospechoso todo lo que pudiera desviarte
de su exacto cumplimiento. Deseo que la prefieras a todo lo
demás, aun la voluntad de tus superioras a la mía. Cuando
ellas te prohíban lo que yo te hubiera ordenado, déjalas hacer,
que yo sabré hallar todos los medios de hacer triunfar mis
designios por caminos opuestos y contrarios... »
Mostró en lo
sucesivo los terribles golpes que sabe descargar para echar
por tierra las oposiciones. Porque quiere «que se prueben los
espíritus para ver si son de Dios»;
mas, una vez habidas las
suficientes pruebas, no admite que se entre en lucha con El.


CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 22 Mar 2020, 7:31 am

15. DOS EJEMPLOS MEMORABLES

Antes de cerrar este estudio sobre el abandono en las
penas interiores, citaremos dos ejemplos memorables, propios
especialmente para instruirnos y animarnos. Por ellos veremos
cómo trata Dios a las almas grandes y el modo como ellas
santifican sus pruebas.

«Hacia el fin de 1604 se vio Santa Juana de Chantal
asediada de horribles tentaciones contra la fe, de dudas
acerca de los misterios más adorables, y en particular sobre la
divinidad de la Iglesia. Si por un momento disminuían esas
tentaciones, era para dar lugar a oscuridades, a impotencias,
a grandes sequedades, a una ausencia absoluta de gusto y de
sentimiento en la práctica de la virtud. En vano se entregaba a
la oración; su espíritu tan vivo en todas las cosas, quedaba en
las tinieblas. Se aplicaba a amar a Dios, y le parecía que su
corazón era de mármol. El solo nombre de Dios la volvía tibia
e indiferente; de todo lo cual resultaban desolaciones
imposibles de describir. »
Duró tan penoso estado más de
cuarenta años, pero en los nueve últimos se redobló su
intensidad y se transformó en una «terrible agonía que no
cesó sino un mes antes de su muerte. Entonces fue su alma
abandonada a tantas y tan crueles penas interiores, que ella
misma no se conocía. No osaba ni bajar los ojos a su interior,
ni elevarlos a Dios. Su alma se le representaba manchada de
pecados, colmada de negra ingratitud, desfigurada y horrible a
la vista. Cuando mayores cosas hacía por Dios, cuanto su
perfección brillaba más a los ojos del mundo, más desnuda se
veía también de todas las virtudes y despojada de todo mérito.
A excepción de los pensamientos de impureza, de que nunca
fue asaltada, no hubo idea perversa de que su espíritu no
estuviera invadido, ni acciones detestables que no se
presentasen a su mente. Las dudas acerca de los más
adorables misterios, las blasfemias contra los atributos más
misericordiosos de Dios, los juicios más abominables sobre el
prójimo se disputaban su imaginación; por lo que al hablar de
sus penas gruesas lágrimas corrían por sus mejillas. Durante
la noche oíasela suspirar como a un enfermo en agonía, y
durante el día se olvidaba de tomar el sustento necesario. Y lo
más horrible era que, en medio de estas tentaciones, le
parecía que Dios la había abandonado, que no la miraba, que
no se cuidaba de ella. Tendíale ella los brazos, mas como se
hace en la oscuridad a un amigo desaparecido para siempre.
O más bien, Dios estaba para ella más que ausente, era su
enemigo, la rechazaba. En vano para calmar su espanto
trataba de representársele bajo las imágenes de pastor, de
esposo o de amigo; enseguida vedle aparecer como juez
irritado, como señor despreciado y que pide venganza. Poco a
poco se le convirtieron en una carga todos los ejercicios
referentes a Dios. Poníase del todo temblorosa cuando era
preciso acudir a la oración, sobre todo a la Comunión, en
donde la idea de sus crímenes y la de la santidad de Dios
atravesaban su alma cual dos agudas espadas».
Era una
altísima contemplación, terriblemente purificadora. «Hasta
entonces había conservado todas sus luces, siquiera para la
dirección de los demás. Mas no fue así en lo sucesivo, pues
este ministerio se convirtió para ella en una fuente de
espantosas tentaciones. No podía oír hablar de una pena sin
que fuese para ella un sufrimiento, ni oír nombrar un pecado
sin imaginarse que lo cometía."



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 29 Mar 2020, 7:37 am

«¡Espectáculo digno de eterna meditación! continúa su
historiador. -¡Ved a esta mujer fuerte, a esta robusta y
poderosa inteligencia, vedla anonadada, abatida, incapaz de
dirigirse, obligada a andar a tientas en este camino de la vida
espiritual que tan conocido le era para los otros, en el que no
veía claro para sí misma! Así es como la reduce Dios a la gran
humildad, así es como conserva en ella a esos grandes santos
que admiramos en la historia, que resucitan los muertos, que
anuncian el porvenir, y acerca de los cuales nos preguntamos
a veces temblando, qué hacen para ser humildes. En tanto
que se los lleva en triunfo y se les besa los pies, Dios los
humilla en el secreto de su alma; les inflige afrentosas
bofetadas, y les hace sufrir en el fondo del corazón una agonía
que los vuelve insensibles a todos los honores del mundo.»



Estaba, pues, Santa Juana de Chantal reducida a tal
extremo que nada en el mundo era capaz de darle un
pequeño alivio, sino el pensamiento de la muerte.
«Hace ya
cuarenta y un años que las tentaciones me aplastan, decía un
día. ¿He de perder por eso el ánimo? No, yo quiero esperar en
Dios, aunque El me matara y aniquilara para siempre.»
Y
añadía estas humildes y magníficas palabras: «Mi alma era un
hierro tan enmohecido por los pecados, que ha sido necesario
este fuego de la divina justicia para sacarle un poco de brillo.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 05 Avr 2020, 5:45 am

«En este estado de desamparo -dice San Alfonso- su regla
única de conducta era mirar a su Dios y dejarle obrar.
Conservaba siempre sereno el semblante, aparecía dulce en
su conversación, y tenía de continuo fija su mirada en Dios,
reposando en el seno de su adorable voluntad. San Francisco
de Sales, su director, que conocía cuán agradable era esta
alma a los ojos de Dios, comparábala a un músico sordo que,
cantando primorosamente, no pudiera recibir de ello placer
alguno, y a ella misma la escribía de la siguiente manera: "Es
necesario manifestar una invencible fidelidad hacia el Señor,
sirviéndole puramente por amor a su voluntad, no solamente
sin gusto, sino en medio de tristezas y de temores."
Más tarde
la Madre Chantal dábale este consejo tan prudente y varonil:
"No habléis jamás de vuestras penas ni con Dios ni con vos
mismo. No hagáis examen alguno de ellas; mirad a Dios, y si
podéis hablarle, sea de El mismo."
Otras almas necesitarán
hablar de esas penas a Dios en la oración, a su ministro en la
dirección; pero qué hermoso es "desapropiar las almas de sí
mismas, enseñarlas a no mirarse tanto a si mismas y a ver
más a Dios; a ocuparse mucho de El, y muy poco de sí
mismas; a ahogar así las penas interiores, como se ahoga un
incendio cercenando su alimento"
».


Y San Alfonso añade: «De esta manera se llega a la
santidad.
En el edificio espiritual, los santos son las piedras
escogidas, que labradas a cincel, es decir, por medio de las
tentaciones, temores, tinieblas y otras penas interiores y
exteriores, llegan a ser aptos para coronar los muros de la
celestial Jerusalén, o para ocupar los más elevados tronos en
el reino del paraíso.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Empty Re: EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey)

Message  Javier Dim 12 Avr 2020, 6:36 am

San Alfonso se expresaba así por experiencia. « Por Dios
lo había dejado todo, había crucificado su carne, había
afrontado las fatigas de un duro apostolado, había sufrido con
paciencia crueles persecuciones, hasta la afrenta de ser
arrojado de su Congregación. Mil veces había desgarrado
todo esto su corazón; restábale, sin embargo, el tesoro que
nadie le podía robar; restábale su Dios, el amigo que había
consolado sus dolores, y que con frecuencia habíale atraído a
sí con dulces arrobamientos. Con Jesús ya no se encontraba
aislado, y la celda se le convertía en paraíso.



»Pero de pronto, este paraíso desapareció, y Dios, el sol
de su alma, cesó de derramar en ella su luz. Una noche más
espantosa que la de la tumba envolvió al pobre solitario.
Velase abandonado de todos, abandonado de Dios y al borde
del infierno; y si volvía los ojos a su vida pasada, no
encontraba sino pecados. Todos sus trabajos, todas sus
buenas obras no eran sino frutos maleados que inspiraban
horror a Dios. Su conciencia atormentada desde la mañana a
la noche por los escrúpulos, era juguete de todas las ilusiones,
como que convertía en pecados graves sus acciones más
sencillas y aun las más santas. El, el gran moralista que había
dado su dictamen y con tan perfecto discernimiento sobre
todos los casos de conciencia, que había dirigido miles de
cristianos en los caminos de la perfección, que había
confortado a los pecadores hablándoles de las infinitas
misericordias de Dios, y que había consolado tantas veces a
las almas presas de la inquietud, caminaba ahora a tientas, y
como ciego temblaba bordeando abismos, incapaz de dar un
paso sin la ayuda de brazo ajeno.



»En este estado de inquietud y desolación, no se atrevía a
comulgar. Su amor a Jesucristo arrastrábale hacia el altar, y el
temor le impedía abrir su boca para recibir la sagrada hostia»,
hasta que la palabra de su director o de su superior le hubo
tranquilizado. «En lo más recio de estas angustias recurría al
consuelo que procura la oración, mas le parecía que entre él y
Dios se levantaba un muro infranqueable. Creciendo entonces
de continuo la oscuridad, apoderábase de él el sentimiento de
que el Corazón de Dios, le estaba cerrado, y el Paraíso
perdido para él. En estos momentos de indecible angustia
miraba al Crucifijo arrasados en lágrimas los ojos, dirigíase a
la Santísima Virgen y pedía misericordia: "¡No, Jesús mío, no
permitáis que yo sea condenado! Señor, no me arrojéis al
infierno, porque en el infierno no se os puede amar.
Castigadme como lo merezco mas no me arrojéis de vuestra
presencia.»



CONTINUARÁ...

EL SANTO ABANDONO (Dom Vital Lehodey) - Page 10 Abrazo10
Javier
Javier

Nombre de messages : 4056
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

Page 10 sur 10 Précédent  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Revenir en haut


 
Permission de ce forum:
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum