EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Ven 06 Sep 2019, 6:17 am

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.



Hoy vamos a comenzar a exponer el aspecto negativo de la vida cristiana, que es menos importante que el positivo, pero también es fundamental. Sin la exclusión de lo negativo no puede crecer lo positivo. En realidad, no tenemos más que un solo enemigo de nuestra santificación y aun de nuestra salvación: el pecado. Pero el pecado tiene, además, sus cómplices, tiene sus "amigos", y habrá que hablar de todo ello. Hoy en primer lugar hablaremos del enemigo número uno, que es el pecado, y de todas sus manifestaciones. El pecado es el principal enemigo de nuestra santificación, y en realidad, nuestro enemigo único, ya que todos los demás enemigos en tanto lo son en cuanto provienen del pecado o conducen a él. El pecado, como ya saben ustedes de niños por el Catecismo, es una transgresión voluntaria, es decir, a sabiendas, de la ley de Dios. Si se trata de materia grave, es pecado mortal, y si se trata de materia leve, es pecado venial. Y siempre en cualquiera de los dos casos hacen falta dos condiciones esenciales para que haya verdaderamente pecado: conocimiento, o sea, dándose cuenta el pecador de que lo que va a hacer es pecado, pero aún así lo hace, y segundo, aceptación o consentimiento, cuando el pecador se dice interiormente "lamento mucho que lo que voy a hacer sea pecado, pero lo voy a hacer de todas formas porque me apetece y porque lo voy a hacer, se acabó". Es decir, consentimiento por parte de la voluntad.


Si falta el entendimiento dándose cuenta que aquello es pecado, si solamente caemos en la cuenta de que hemos hecho una cosa mala después de haberla hecho y sin habernos dado cuenta, entonces no es pecado. Y si no consentimos, por fuerte que sea la tentación, si la rechazamos una vez y mil veces, por muy fuerte y fea que sea la tentación, si no consentimos no es pecado. El pecado existe cuando se juntan las dos cosas: el entendimiento viéndolo, y la voluntad aceptándolo.


CONTINUARÁ... (2:42)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. HC-PEN_1
EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Images?q=tbn:ANd9GcQDlTtEeY-4PxDl326qAT7ReMP6YyN8WNo3tEZlc-T8BJSOza5bEL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. The-Penitent-Magdalen-1
EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty Re: EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Sam 07 Sep 2019, 12:54 pm

El pecado, como es sabido, es una transgresión voluntaria de la ley de Dios. Ahí está todo. Pero claro, tiene muchas categorías el pecado, fundamentalmente son dos. Ahora los nuevos teólogos dicen que son tres, pero están equivocados. Algunos moralistas modernos que no saben qué más pueden hacer para decir cosas raras y nuevas dicen ahora que son tres los tipos de pecados: pecado mortal, pecado grave y pecado leve. ¿Qué les parece esta excentricidad? ¡Es absurdo! Distinguen entre pecado mortal y pecado grave, ¡es absurdo! Pero la Iglesia ha rechazado todo eso a través de sus santos, doctores (docteurs) y teólogos más grandes, y la refutación que dan todos ellos es simple: Si ese pecado que se comete quita la gracia santificante, es un pecado mortal, y si no quita la gracia, entonces es un pecado venial, y no hay término medio. El pecado, o quita la gracia y es mortal, o na la quita y es venial, ¡no hay término medio, hijas mías! Por tanto, no se dejen confundir por estos teólogos modernos, nada de eso. No hay más que dos categorías de pecado: mortal, que quita la gracia, y venial, que no la quita. Pecado mortal si se trata de materia grave, y pecado venial si se trata de materia leve. Y no hay más que hablar.


Porque de lo que vamos a hablar en los siguientes días, y entre otras cosas hablaremos de la imperfección, la cual no es pecado y puede llegar a ser en ocasiones hasta algo bueno, pero cuidado, la imperfección se acerca al pecado y hay que rechazarla también, ya hablaremos de ello. Hoy vamos a hablar del pecado, y del pecado mortal. Realmente, parece que hablando de órdenes de clausura como la de ustedes, la predicación de hoy podría tal vez suprimirse por innecesaria, porque por la misericordia de Dios, el pecado mortal no suele conocerse en un convento de monjas. Haría falta que una monja estuviera completamente loca para que, dándose perfectamente cuenta y a sabiendas, cometa un pecado mortal. Y si está loca, entonces no peca, porque los locos no pecan. De manera que probablemente podríamos suprimir esta plática de hoy, pero también es interesante que hablemos del pecado mortal por las dos razones que les comenté ayer: primera, para que cada vez cojamos una aversión, un odio y un horror instintivos al pecado mortal cada vez más grandes, hasta el punto que nos dejemos quemar vivos antes que cometer un pecado mortal; y segundo, para que caigamos en la cuenta de nuestra responsabilidad para rogar por los pobres pecadores, porque si ellos no ruegan por sí mismos ni nosotros lo hacemos tampoco por ellos, entonces están perdidos los pobres, verdaderamente perdidos. El Papa Pío XII, el cual fue una figura inmortal, sin duda el mejor Papa que hemos tenido en el siglo XX, una figura gigantesca y llena de santidad, dijo un día estremecido de horror: "¡Gran misterio, gran misterio! Que la salvación de ciertas almas dependa de la oración y del sacrificio de ciertas otras. ¡Gran misterio!" Si los pobres pecadores no rezan, y nosotros tampoco lo hacemos por ellos, se acaban perdiendo y se condenan sin remedio. Esto es una responsabilidad tremenda para ustedes, hijas mías, que tienen una vocación religiosa, la vocación más grande que puede tener una mujer, sobre todo si es ser religiosa de clausura. La responsabilidad de rezar día y noche por los pecadores es tremenda, para que se hagan ustedes una idea de la terrible desgracia que es el pecado mortal. El demonio, que sabe muy bien estas cosas, se apareció un día a Santa Gemma Galgani y le dijo: "Mira, en adelante puedes rezar por ti todo lo que quieras, haz por ti y tu santificación lo que te dé la gana, ¡pero como te atrevas a rezar por la conversión de los pecadores me vas a enfadar mucho!" Porque el demonio sabía que ella le hacía un daño tremendo cuando rezaba por los pecadores, le quitaba su presa. Pues ya saben, hijas mías, ustedes tienen que hacer como Santa Gemma Galgani y rezar mucho, muchísimo por la conversión de los pobres pecadores y de la gente que vive en el mundo. Los pecadores son legión, por desgracia. La cantidad de hombres y de mujeres que viven habitualmente en pecado mortal es enorme, son legión.


CONTINUARÁ...(5:55)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. HC-PEN_1
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty Re: EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Lun 09 Sep 2019, 12:20 pm

Esta pobre gente que vive habitualmente en pecado mortal, absorbidos casi por entero por las preocupaciones de la vida, metidos en los negocios profesionales, devorados por una sed insaciable de placeres y diversiones mundanas, y sumidos en una ignorancia religiosa que llega muchas veces a extremos increíbles, nunca se plantean siquiera el problema del más allá. Algunos, sobre todo si han recibido en su infancia cierta educación cristiana, y conservan todavía algún minúsculo resto de fe, suelen reaccionar ante la muerte próxima y reciben con dudosa disposición los últimos sacramentos, pero por desgracia hay muchos otros que descienden al sepulcro tranquilamente sin plantearse otro problema ni dolerse de otro mal que el de tener que abandonar este mundo en el que tienen hondamente arraigado el corazón.

Hace unos días leía yo en un periódico de Madrid una declaración de un famoso político socialista -pobre desgraciado, no voy a decir su nombre, pero es un político muy conocido en España- que decía: "Yo no creo en Dios ni nada, pero me fastidia tenerme que morir, me fastidia mucho tener que morir". O sea, que a este triste personaje le desagradaba tener que morir, pero lo que hubiera que venir después de la muerte no le importaba ni le inquietaba nada, absolutamente nada. Es que ni siquiera se lo planteaba. Esto es terrible, hijas mías, terrible. "Estos desgraciados son almas tullidas, dice Santa Teresa de Ávila entre comillas, almas tullidas que si no viene el mismo Señor a mandarlas que se levanten -como al que hacía treinta años que estaba en la piscina-, tienen harta malaventura y gran peligro". Lo dice la santa en las Primeras Moradas. Con gran peligro están en efecto de eterna condenación. Si la muerte les sorprende en ese estado, su suerte será espantosa para toda la eternidad. El pecado mortal habitual tiene ennegrecidas sus almas de tal manera que, en palabras otra vez de Santa Teresa, "no hay tinieblas más tenebrosas ni cosa tan oscura y negra que no lo esté mucho más". Afirma Santa Teresa que "si entendiesen los pecadores cómo queda un alma cuando peca mortalmente, no sería posible de ninguna manera pecar aunque se pusiesen a mayores trabajos que se pueden pensar para huir de las ocasiones peligrosas".

CONTINUARÁ...(07:56)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. 2016092724st._teresa_of_avila
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty Re: EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Mar 10 Sep 2019, 12:35 pm

Sin embargo, no todos los que viven habitualmente en pecado han cometido la misma responsabilidad ante Dios, no. Hay 4 categorías, y se las voy a detallar:

- Hay pecados de ignorancia.

- Pecados de debilidad.

- Pecados de indiferencia fría.

Y - Pecados satánicos.

La menos importante es la del pecado de ignorancia. Hay muchísima gente que tiene una ignorancia religiosa tremenda, espantosa... Gente a la cual nadie les ha dicho nunca nada de Dios, no les han hablado de Dios, no saben nada de nada. Son gentes que no saben distinguir la mano derecha de la izquierda, como dicen las Sagradas Escrituras. Muchos de ellos no tienen idea de lo que es bueno y lo que es malo, y cometen pecados casi sin saberlo, simplemente porque les sale del corazón y les parece que les proporciona algún bien, con una ignorancia tremenda y casi sin darse cuenta de lo que están haciendo. En el caso de estos pecadores, si se trata de un pecado objetivamente grave, hay que decir que teóricamente están pecando mortalmente; ahora bien, delante de Dios, a los ojos de Dios, ese pecado materialmente grave cometido por una persona tan ignorante, ¿será efectivamente un pecado mortal? Probablemente puede ser que no, a causa de su ignorancia tan tremenda, por supuesto, puesto que estos pobres desgraciados casi no se dan ni cuenta de lo que hacen. Objetivamente, lo que acaban de hacer es pecado mortal, ahí no hay discusión, pero como ellos no lo han advertido así o no tienen ese criterio moral, puede ser que por ahí Dios tenga misericordia y aminore el castigo debido, puede ser... No olvidemos que según la misericordia del Buen Dios, se nos pedirá mucho a quienes se nos dio mucho, pero igualmente, Dios exigirá poco a los que poco recibieron. El Señor juzga principalmente las intenciones del corazón, y con esta pobre gente Él usará de Su infinita misericordia a poco que Le demuestren un mínimo de buena voluntad y de buen corazón en su obrar, y lo demás lo suple la Gracia de Dios. Así sucede con muchos paganos que no han conocido al verdadero Dios. Aunque cuidado, esto no significa que la salvación de estas almas sea fácil y como gratuita, de ninguna manera. Muy probablemente, estas pobres almas, si se salvan, deberán pasar muchos, muchísimos años en el Purgatorio para expiar por todas sus culpas, ya que nadie puede entrar manchado al Cielo, todos deben estar limpios por entero ante la Divina Majestad.


CONTINUARÁ... (9:35)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. 75d5c247a65ccff2fd350f5fe7eee99c
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty Re: EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Ven 13 Sep 2019, 9:00 am

Sigamos con los pecados de ignorancia. Esta pobre gente, si se han mantenido rectos en lo fundamental y han practicado siquiera rudimentariamente alguna devoción a la Virgen aprendida en los días de su infancia, si se han abstenido de atacar a la religión católica y a sus ministros, y sobre todo, si a la hora de muerte aciertan a levantar el corazón a Dios y pedirle perdón como el Buen Ladrón, podemos pensar que el Señor se apiade de ellos y los mande al Purgatorio.


Pasamos a la 2ª categoría: los que pecan por debilidad. Estos pecadores tienen conocimiento ya, a diferencia de los primeros que eran unos pobres ignorantes; estos segundos pecadores sí tienen conocimiento de lo que están haciendo o lo que van a hacer es pecado, y sienten mucho que eso sea pecado, ellos preferirían que no fuera pecado, no tienen intención de ofender a Dios, pecan con pena, pecan a veces hasta llorando, como diciéndose a sí mismos: "Señor, ¡hay que ver qué salvaje y qué miserable soy haciendo estas cosas! Yo no las quisiera hacer, pero siempre acabo haciéndolas porque no tengo fuerza de voluntad suficiente". O sea, que éstos sí se dan cuenta de que están pecando y de que están haciendo algo que ofende gravemente a Dios. Es una cosa muy seria ésta. Ya no es ignorancia, es debilidad, pero consciente, ellos se dan perfectamente cuenta de lo que hacen. ¿Qué pasa entonces con este grupo de pecadores? Son legión, legión este grupo, son la inmensa mayoría. Son legión las personas suficientemente instruidas en religión para que no se puedan achacar sus desórdenes a simple ignorancia o desconocimiento de sus deberes. Con todo, no se puede decir que pequen con maldad calculada y fría. Son débiles, de muy poca energía y fuerza de voluntad, fuertemente inclinados a los placeres sensuales, irreflexivos, atolondrados, llenos de flojedad y cobardía. Lamentan sus caídas, admiran a los buenos cristianos abnegados y mortificados, quisieran ser como ellos, pero les falta el coraje y la energía para serlo en realidad. Estas disposiciones no les excusan del pecado, al contrario, son más culpables que los del capítulo anterior, los ignorantes, puesto que pecan con mayor conocimiento de causa, pero en el fondo son más débiles que malos... El sacerdote encargado de velar por ellos ha de preocuparse ante todo de robustecerles en sus buenos propósitos, llevándolos a la frecuencia de los sacramentos, a la reflexión y huida de las ocasiones peligrosas, etc., para sacarlos definitivamente de su triste inclinación y orientarlos definitivamente hacia el camino del Bien.


CONTINUARÁ... (11:50)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. 75d5c247a65ccff2fd350f5fe7eee99c
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Empty Re: EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P.

Message  Javier le Mar 17 Sep 2019, 5:48 am

Ahora viene la 3ª categoría. Esta ya es terrible. Los pecados de frialdad e indiferencia. Hay otra tercera categoría de pecadores habituales que no pecan por ignorancia como los del primer grupo, ni tampoco les duele ni aflige su conciencia cuando pecan como los del segundo grupo, sino que pecan a sabiendas de que pecan, no precisamente porque quieran el mal por el mal, eso corresponde a los de la 4ª categoría, de la que hablaremos en unos minutos. Estos pecadores no pecan buscando el mal por el mal, o sea, en cuanto ofensa de Dios, sino porque no quieren renunciar a sus viles y miserables placeres ni tampoco les preocupa ni poco ni mucho que su conducta pueda ser pecaminosa delante de Dios. Estos desgraciados se engañan a sí mismo con falsos razonamientos de este tipo: "¿Dios no quiere que cometa este pecado? Bueno, pero a mí no me importa. Yo haré lo que me venga en gana, no me importa que Dios no lo quiera, yo sí lo quiero y eso me basta". Estos insensatos pecan con frialdad, con indiferencia, sin remordimientos de conciencia o acallando los débiles restos de la misma, para continuar sin molestias su vida de pecado. La conversión de estos tales se hace muy difícil debido a su continua infidelidad a las inspiraciones de la Gracia, la fría indiferencia con la que se encogen de hombros ante los postulados de la razón y de la más elemental moralidad, el desprecio sistemático de los buenos consejos que acaso reciben de los que les quieren bien, etcétera etcétera, todo esto hace que vayan endureciendo su corazón y encalleciendo su alma, por lo que sería menester un verdadero milagro de la Gracia para volverlos al buen camino. Si la muerte les sorprende en ese estado, su suerte eterna será deplorable. Se condenan sin remedio. Aquí, como he dicho antes, sólo un verdadero milagro de la Gracia podría hacer que estos pecadores impenitentes e indiferentes abandonen el camino ancho de la perdición y reformen su vida para entrar por la vía estrecha de la salvación.


Es muy triste constatar que hay muchos pecadores en esta 3ª categoría, muchos más de lo que nos pensamos. Y lo más terrible es que entre ellos hay también numerosos individuos que recibieron una educación cristiana, probablemente insuficiente y breve, pero la recibieron, y sin embargo continúan con sus vidas de pecado con una indiferencia espantosa y sin remordimientos de conciencia. Es realmente terrible esto.


CONTINUARÁ... (13:23)

EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Escudo-dominicos1EL PECADO MORTAL, predicación de Fray Antonio Mª Royo Marín, O.P. Hqdefault
Javier
Javier

Nombre de messages : 3529
Localisation : Ilici Augusta (Hispania)
Date d'inscription : 26/02/2009

Revenir en haut Aller en bas

Revenir en haut


 
Permission de ce forum:
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum